Energía Personal

Cómo administrar la energía personal y conseguir tus metas y objetivos sin cansarte

A veces nos sentimos energizados y capaces de conseguir cualquier cosa que nos propongamos, en otras oportunidades nos sentimos agotados, sin energías y muy desmotivados.

 

Administrar la Energía Personal significa saber cómo incrementar y acumular esa energía de manera de poder canalizarla hacia las acciones y actividades que contribuyan a tu realización personal.

Todo es energía, nosotros somos energía, nuestros pensamientos son energía, nuestras emociones son energía, por lo tanto todo lo que hacemos tiene involucrado una aumento de energía o un gasto de ella.

Nosotros hemos venido a este mundo a crear, construir y transformar. Aquellos grandes personajes, dotados de gran capacidad energética han podido transformar el mundo y han construido obras que perduran en el tiempo. Sin esa capacidad energética personal habría sido imposible plasmar su legado.

Entonces la pregunta lógica de hacer es:

¿Se nace con esa capacidad energética o es posible hacer algo para convertirnos en seres energéticos?

Según Jürgen Klaric (*) existe una condición de nacimiento que nos predispone a ser más o menos energéticos que otros, sin embargo sea cual sea nuestra condición, siempre es posible aumentar nuestras energía personal aprendiendo a gestionarla.

Jim Loehr, cofundador del Human Performance Institute, propone una forma de administrar dicha energía, actuando en las siguientes cuatro dimensiones: Física, Emocional, Mental y Espiritual.

Capacidad física

Para disponer de energía física que nos permita hacer y gestionar nuestras actividades es necesario entrenar nuestro cuerpo.

La energía se acumula en nuestros músculos. Músculos débiles ofrecen energía débil. Por el contrario, mientras más fuertes nuestros músculos seremos capaces de mayores proezas físicas.

El atleta se entrena día tras día para fortalecer su musculatura y prepararla para la gran prueba ya sea una maratón, un salto con garrocha o correr una distancia determinada en el mínimo tiempo.

Para alcanzar cualquier objetivo que nos propongamos, necesitamos tener una buena resistencia física, para que seamos capaces de mantener la demanda energética de origen intelectual o física propiamente tal.

Esto significa que debemos dedicarnos diariamente a alguna actividad física, que permita entrenar nuestro sistema muscular y robustecerlo alcanzando condiciones físicas cada vez mejores.

Sin embargo, no tan solo debemos hacer ejercicios, también debemos acompañar esta actividad con tiempos de descanso apropiados, durmiendo las horas necesarias y adoptando hábitos de alimentación equilibrada y saludable.

 

Capacidad Emocional

Podemos clasificar la gama de emociones en dos grandes grupos: 1) emociones de alta vibración y 2) de baja vibración. Todas las emociones de alta vibración son agradables, de disfrute, permiten acumular energía. Aquellas emociones de baja frecuencia son las que nos desagradan. Ejemplos de ellas son la rabia, la angustia, la pena, entre otras.

Estas emociones de baja vibración, gastan mucha energía y nos debilitan por lo que son desfavorables a nuestro propósito de administrar bien nuestra energía personal.

Para cultivar esta capacidad emocional la clave es aprender a mantener la confianza en uno mismo, el autocontrol, la eficacia interpersonal y la empatía.

Estos pueden ser entrenados y fortalecidos al igual que un bíceps o un cuadriceps, forzándolos a ir más allá de sus límites actuales.

 

Capacidad mental

Nuestra capacidad mental es la que nos permite organizar nuestras vidas manteniendo un enfoque en las metas que queremos lograr.

Los “músculos” asociados a esta capacidad mental son la adecuada preparación mental, la visualización, el discurso interno positivo, la eficaz administración del tiempo y la creatividad.

El mejor desarrollo de la capacidad mental se logra con el optimismo realista, ver el mundo tal como es, siempre trabajando desde un punto de vista positivo, orientándose hacia la solución o resultado deseado.

 

Capacidad espiritual

La energía espiritual nos proporciona la fuerza para la acción en cada una de las dimensiones de nuestras vidas.

Su combustible son la pasión, la perseverancia y el compromiso.

La energía espiritual se deriva de una conexión a valores profundamente arraigados y un propósito más allá de nuestro propio interés.

El músculo vital para fortalecer la energía espiritual es el carácter que involucra el coraje y la convicción de vivir según nuestros más profundos valores. Apoyan el carácter la pasión, el compromiso, la integridad y la honestidad.

La energía espiritual se sostiene equilibrando un compromiso con un propósito más allá de nosotros mismos con un autocuidado adecuado.

 

Para finalizar este artículo te dejo esta frase de Pilar Jericó(*), que me parece resume todo lo relacionado con nuestra energía personal:

 

Nuestra energía personal es todo lo que tenemos. Cuidarla y recuperarla es vital para llevar vidas equilibradas y saludables.”

Ya tienes un buen punto de partida para comenzar a gestionar tu propia energía personal, solo falta que des los pasos necesarios y actúes en consecuencia.

_____________

(*) Jürgen Klaric: Escritor, investigador y asesor en neuromarketing, considerado entre os diez más influyentes mercadólogos a nivel mundial.

(**) Pilar Jericó: Escritora y columnista de varios medios de comunicación, doctora en Organización de Empresas y licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales.


Carlos Schafer Ramos
   Terapeuta en Biomagnetismo Médico
   Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl
32-314 0890 / +56 9-8628 1329
info@ImanesQueSanan.cl
Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de
    Facebook: @carlos.schafer.ramos
    Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito

“5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad”
https://eBook.imanesquesanan.cl

Tu vida laboral y el estrés

En marzo de 2015 escribí un artículo acerca del trabajo y el estrés (El trabajo, trabajo, trabajo…Parte1), donde señalaba lo trabajólico que somos en los Chilenos. Según la OCDE nos situamos en el cuarto lugar entre los países con mayor número de horas trabajadas al año. Esto es en forma nominal porque si calculamos bien, al efectuar la conversión a horas de trabajo al día, nos da un promedio de 8,5 hrs. diarias. Mmmmmm…. Todos sabemos que, dependiendo del cargo y de las responsabilidades, muchas veces nos quedamos más de 8,5 horas en el lugar de nuestro trabajo ¿o no?

En el mismo artículo que mencioné en le párrafo de arriba, señalo que el hecho que nos identifiquemos con la frase “Yo valgo en la medida de lo que hago en mi trabajo”, nos hace convertirnos en “esclavos” de nuestro trabajo. Definimos que mientras más cosas hago, mientras más responsabilidades tomo, mientras más horas le dedico a trabajar, los jefes me verán con mejores ojos y seré más exitoso.

Está bien que hagamos un buen trabajo y que seamos lo más perfecto que podamos, también está bien que asumamos responsabilidades, las más que podamos, sin embargo, debemos ser “orgánicos” en nuestra actividad laboral. Podemos asumir todas las responsabilidades que queramos, siempre y cuando no afecte nuestra vida personal y nuestra relación con la familia y nuestros amigos. Debemos cumplir con las horas de trabajos establecidas por ley, sin embargo, también debemos ser estrictos con nuestros tiempos de descanso y diversión.

De lo contrario nos contagiaremos del mal de nuestro tiempo: “El Estrés”, con todas las consecuencias que implican afectando nuestra salud.

En mi gestión como terapeuta y coach en regulación emocional, he preparado varios talleres, seminarios y presentaciones que hablan del estrés y de cómo poder reducirlo, conquistando una vida más relajada y de mejor disfrute. Como veo que este tema es de mucho interés y como una manera de poder ayudar a más personas, he escrito un libro con el tema que se llama “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad”.

Si te interesa este tema, te invito a que bajes mi eBook pinchando en el siguiente enlace:

<<< “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad >>>

Este libro es una guía práctica que te ayudará, no solo a reducir el estrés y sus efectos nocivos, sino que te permitirá dar tus primeros pasos hacia la conquista de tus emociones.

Te espero en mi eBook.

Emociones y Salud

Emociones y Salud

Desde que comencé a hacer terapias me di cuenta que las emociones tienen una incidencia directa en las enfermedades. De hecho, estimo que más del 90% de las enfermedades son de origen emocional.

Es que las emociones son a nosotros como el aire es a la vida. Sin aire no podemos vivir, sin emociones dejamos de ser personas.

Cada día recibimos múltiples estímulos que producen una serie de emociones en nosotros. Emociones que debemos aprender a manejar, ya que de lo contrario terminamos siendo esclavos de ellas. Tal vez te estés preguntando

  • ¿es posible manejar las emociones?

  • ¿Será posible intervenir una emoción?

  • Si estoy sumido en la angustia o paralizado por el miedo ¿Puedo modificar mi estado y salir de ahí a voluntad?

La respuesta a todas estas preguntas es “SI”, si se puede. Claro que es necesario entrenarse, de modo que puedes aprender a reconocer, usar y regular tu emocionalidad.

     ¿Difícil? A decir verdad, parece más difícil de lo que realmente es.

En nuestra consulta hemos podido ayudar a muchas personas que necesitaban lidiar con sus emociones, algunas de ellas que arrastraban durante años.

Yo mismo en mi vida personal tuve que aprender a lidiar con emociones que me tenían realmente “atrapado” privándome de la libertad de poder disfrutar de la vida, de la alegría de momentos agradables compartiendo con amigos y familiares, de disfrutar del don de la creación y de la inspiración, cuando echaba a andar un proyecto y se ponían difíciles las cosas. De conquistar la valentía para enfrentar los miedos más profundos.

Es esta experiencia la que me permite ayudar con técnicas simples, sencillas y fáciles de aprender.

Si quieres una muestra de lo que hablo, te invito a que bajes mi libro “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad”, lo puedes obtener desde este enlace: BAJAR E-BOOK

Bájalo y practica lo que te propongo y me regalas tus comentarios a través de mi muro en facebook (puedes buscarme como @carlos.schafer.ramos).

La Libertad Emocional

¿Has dormido alguna vez con un tigre?
Qué pensarías si por la mañana te despiertas rodeado de una manadgoodwp-com-17730a de tigres.

¿Cómo te sentirías? Estarías cómoda/o y relajada/o? ó…
Más bien estarías asustada/o y nerviosa/o?

Cuando preguntamos esto en la presentación de uno de nuestros talleres, hubo respuestas de las más diversas. Unos definitivamente ni por nada estarían junto a un tigre, otros dijeron sentirse contentísimos de poder tocar y “dormir” con uno de esos felinos.

Cualquibocatigre1era sea tu emoción frente a esta pregunta, esta será idéntica a la emoción que sientes cuando te enfrentas a tus desafíos personales (Por decisión propia me refiero como “Desafíos” a lo que la gente comúnmente llama “Problemas”, es más motivador).
Te aseguro que más de alguna vez estuviste durmiendo con un tigre o “Despertaste” rodeado de ellos. Cada vez que te ha costado quedarte dormida/o en la noche o despiertas preocupada/o por una deuda, un compromiso o un examen que debes rendir, o alguna otra situación, estás conviviendo con tus tigres. De ti depende que esos “Tigres” no te coman. Si, depende de tí, no de ellos.
Te estarás preguntando “…Pero Cóooomoooo …!

Verás, nosotros tenemos una parte de nuestro cerebro preocupada precisamente de las emociones. Es el Sistema Límbico. Cada vez que recibimos un estímulo externo, el sistema límbico prepara nuestro cuerpo para reaccionar adecuadamente.

Cuándo sentimos:

Alegría
Serenidad
Calma
Tranquilidad

Experimentamos Emociones de Alta Frecuencia. Gran Energía constructiva

Por el contrario, las emociones como

Tristeza
Miedo
Rabia
Angustia

Son emociones de Baja Frecuencia, altamente autodestructiva.

Todos deberíamos huir lo mas rápido que podamos de estas últimas y tratar de mantenernos el mayor tiempo posible en las emociones de alta frecuencia. Es más las emociones de baja frecuencia no debieran durar más que 3 minutos, ojalá no duren más de tres segundo.

¿Se puede lograr esto?
Pero claro que sí. Se logra con un entrenamiento adecuado y perseverante.

No importa en la condición que te encuentres ahora, ni tampoco depende lo mucho que te asuste convivir con tus tigres (Tus Desafíos), con entrenamiento serás capaz de dominar tus miedos y domesticar todos los tigres que se pongan adelante en tu camino y elegir la emoción que en cada momento y en cada circunstancia tu desees vivir.

¿Te interesa?

Sigue este Link para mayores detalles, pero revisa Ahora…. queda poco tiempo para que comencemos con nuestro próximo taller este jueves 13 de Agosto de 2015. El valor de inversión por cuatro semanas de entrenamiento es equivalente a una sola sesión, no te pierdas esta oportunidad. Revisa los detalles Aquí.

Cuadrantes de Covey

LA EFICIENCIA EN EL TRABAJO

Los Cuadrantes de Stephen CoveyEn un artículo anterior tituladoEl trabajo, trabajo, trabajo….(Parte I)”, explicaba el término “Si, Pero…”, reflexionando sobre la importancia de aceptar la cantidad de trabajo que realmente se puede enfrentar y gestionar.

Hoy quiero comentar como complemento a ese artículo anterior, los Cuadrantes de Stephen Covey.

Stephen Covey autor del famoso libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, explica en él que todas nuestras actividades podemos encasillarlas en cuatro cuadrantes organizados según su importancia y prioridad.

Las actividades del cuadrante I, son importantes y urgentes, se deben atender de inmediato. Son las tareas comúnmente denominadas como “Incendios”.

Las actividades del Cuadrante II, son importantes pero no urgentes. Se pueden atender con tranquilidad, sin embargo es fundamental atenderlas a tiempo para que no pasen al cuadrante I y se conviertan en “Incendios”.

Las tareas del Cuadrante III, son urgentes pero No Importantes. Corresponden a interrupciones triviales, que se deben atender por su grado de urgencia pero realmente no son de gran importancia. Ejemplos de estas son las llamadas telefónicas que se reciben de improviso, o tareas que surgen de eventos inmediatos. En lo posible tratar de prever el surgimiento de estos eventos y delegarlas lo más posible; como por ejemplo, que la secretaria filtre el tipo de llamadas que entren a la oficina.

El Cuadrante IV, reúne a las actividades realmente No Importantes y No Urgentes. Son pérdidas de tiempo, como por ejemplo llamadas telefónicas triviales innecesariamente largas o el excesivo uso de las redes sociales. Las actividades de este cuadrante deben ser evitadas al máximo.

Espero con este artículo, querido lector, invitarlo a usted para que descubra cómo clasificar correctamente sus tareas y quehaceres, especialmente las del trabajo y conseguir organizarse adecuadamente, para ser más eficiente, aprovechando al máximo su tiempo.

____________________________________________________________________

Carlos Schafer Ramos
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Discípulo del Dr. Goiz
Coach en Control Emocional
info@ImanesQueSanan.cl
32-312 4041 / 8-628 1329
www.facebook.com/biomagnetismovina

El Trabajo (Parte II)

DIEZ CONSEJOS PARA CONTROLAR EL ESTRÉS

En mi artículo anterior (El Trabajo Parte I) hablamos acerca de lo estresado que podemos estar cuando nos dejamos llevar por la relajacionvorágine de la actividad laboral y los beneficios que tendría reducir las horas que le dedicamos al trabajo.

Recibí varios comentarios, curiosamente  la mayoría de personas que estaban SIN trabajo. Qué ellos estaban en una condición contraria a la del “Trabajólico” que mencioné en dicho artículo.

Sin embargo, pienso que ambos tipos de personas, los que trabajan y son trabajólicos y aquellos que por alguna razón perdieron su trabajo y se encuentran cesantes, comparten una cosa: El Estrés.

¿Y qué es el Estrés?

Los expertos lo definen como la respuesta que tenemos frente a algún evento que amenaza nuestra integridad.

En la prehistoria, el hombre debía salir a cazar para alimentarse. Al hacerlo enfrentaba varios peligros, entre los cuales estaban el Tigre Dientes de Sable, Los Mamuts y otros.

Nuestro cerebro es una máquina de detectar condiciones de peligro, así que al detectar la amenza de un tigre, el hombre prehistórico se prepara fisiológica y mentalmente para Luchas o Huir y actúa en consecuencia.

Actualmente en la ciudad no tenemos Tigres ni Mamuts, sin embargo, existen múltiples amenzasas que “atentan” contra nuestra existencia: Miedo a perder el trabajo, Miedo a no encontrar trabajo, miedo a no hacerlo bien o que no validen lo que yo hago, etc.

La gran diferencia, en los tiempos modernos, es que podemos tener múltiples amenazas que nos atacan diariamente y cuando sentimos que se rebalsa nuestro cerebro y nos sentimos sin control, aparece el estrés crónico, que nos enferma.

Para que haya estrés, la neurocientífica Sonia Lupien, señala que basta que se cumpla una sola de las siguientes cuatro características de las situaciones que causan estrés:

  1. Es novedoso. Lo que nos está pasando es una situación nueva
  2. Es impredecible. No podemos predecir qué pasará con esta situación o en qué momento aparecerá
  3. Tener sensación de descontrol. Es decir quedamos con la sensación que no controlamos esta situación.
  4. Es una amenaza para la personalidad, como cuando alguien cuestiona nuestra capacidad de desempeñar una determinada tarea.

No hace falta que estén las cuatro, solo una basta para que sintamos estrés. Mientras más de estas características tenga una situación, más estresante se percibe.

¿Qué podemos hacer frente a estas situaciones que se escapan a nuestro control y las experimentamos como amenazantes?

Lo primero es tomar conciencia y reconocer qué es lo que nos provoca el estrés. Lo segundo, es preparar un plan de acción.

Cuando el cerebro percibe una situación de peligro, ordena la liberación de cortizol, que es la hormona del estrés, para liberar energía y permitir enfrentar dicha situación.

Si la situación estresante permanece activa mucho tiempo, se generan efectos nocivos en el organismo, poniéndonos más irritable, más cansados, agotados y con una sensibilidad extrema, que nos hace sobrereaccionar frente a estímulos por muy pequeños que sean.

Existe otras hormonas que inhiben el efecto del cortizol como las endorfinas y la oxitocina. Estas se liberan cuando hacemos ejercicios o cuando nos encontramos en un ambiente relajado y de diversión.

Por esto, además de la recomendación de enfrentar el estrés, reconocerlo y tomar acciones generando un plan B, podemos recomendar algunas de las siguientes actividades:

  1. Meditación: La meditación periódica es una excelente forma de centrarse en uno mismo, relajar las ansiedades y tomar control de las situaciones cotidianas. (Descargar Meditación So Ham de regalo AQUÍ)
  2. Ejercicio Físico. Las actividades como caminata rápida, trote o ir al gimnasio, permite reducir la cantidad de cortizol en la sangre y liberar endorfinas, la hormona del “Bienestar”
  3. Contacto con la Naturaleza. Lo ideal es poder tomarse el tiempo de pasear admirando la naturaleza en toda su maravillosa y magnífica extensión. Nos conecta, nos enraiza y eso nos da mayor seguridad.
  4. Descanso. Debemos asegurar las horas mínimas de sueño que nos permite andar bien
  5. Ejercicios de respiración. Cuando estemos sufriendo ansiedad o sintamos que aparecen emociones de baja frecuencia (como el miedo, bajoneo o depresión), oxigenarnos bien permite volver al control. Abajo encontrarás el enlace para Escuchar o bajar dos de mis Ejercicios de Respiración muy útiles y que enseño en mis terapias: 

    Box-4x4

    Box-Relajacion

     

  6. La Risa. Cuando reímos liberamos oxitocina, la hormona que nos da confianza en nosotros mismo y reduce el miedo social.
  7. Comida saludable, rica en vitaminas A, C, E y Magnesio. Además asegurarse de distribuir y respetar las horas de comida a lo largo del día. No saltarse ninguna y tampoco comer mucho en una sola comida al día.
  8. Pasatiempo. Leer, conversar con un amigo(a), ir al cine, al teatro, realizar manualidades.
  9. Conseguir que el Ambiente Laboral sea armonizado. Buena iluminación, lugar de trabajo ordenado, en lo posible con plantas verdes naturales.
  10. Caricias y masajes. Se ha comprobado científicamente, que las caricias del ser amado provocan suficiente liberación de oxitocina, para disminuir considerablemente la respuesta estresante ante alguna situación determinada. Los masajes de relajación y masoterapeuticos además tiene la ventaja de eliminar contracturas y aliviar dolores musculares, provocados por un estrés excesivo.

 

____________________________________________________________________

Carlos Schafer Ramos
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Discípulo del Dr. Goiz
Coach en Control Emocional
info@ImanesQueSanan.cl
32-312 4041 / 8-628 1329
www.facebook.com/biomagnetismovina

 

 

EL MIEDO

¿Qué es el miedo?

Miedo ¿Real o Imaginario?

Miedo ¿Real o Imaginario?

Es una emoción primaria presente en todos los animales y por ende también presente en nosotros los humanos.
El miedo surge naturalmente cada vez que percibimos un peligro y busca protegernos y preservar nuestra vida. Biológicamente hablando el miedo es un mecanismo de defensa que permite al individuo responder con eficiencia frente a una amenaza ya sea enfrentándola o huyendo de ella.En la prehistoria cuando el hombre salía a cazar su comida, debía enfrentar muchos peligros como el ataque del Tigre Dientes de Sable o enfrentar de forma segura a un Mamut para comer después su carne.

En la actualidad, especialmente en la ciudad donde vivimos, no debemos luchar contra los tigres o enfrentarnos a un mamut, sin embargo, otros son los estímulos que nos generan miedo.
Ese miedo es el que nos ayuda a cuidarnos de no andar solos tan tarde de noche, especialmente en zonas que se sabe son “peligrosas” por los asaltos. El miedo nos ayuda a ser prudentes al cruzar una calle congestionada de vehículos o a ser prudentes al borde del balcón en la azotea de un edificio para evitar caernos al vacío.

Si bien es cierto que enfrentamos peligros reales en la vida cotidiana, también podemos “enfrentar” peligro No Reales.
Nosotros los humanos tenemos la facultad de poder imaginar cosas. Esa imaginación que puede ayudarnos a proyectar nuestro futuro y diseñar grandes obras maestras, también puede servir para “crearnos” peligro inexistentes.
Y ahí empiezan a surgir los miedos imaginarios o no reales, muchos de los cuales solo quedan en nuestra mente y probablemente nunca se materializarán, pero nuestra mente los percibimos como reales.
El miedo a enfermarnos por ejemplo. Podemos estar sanos completamente, pero nos perturba tan solo pensar que podríamos enfermar en algún momento y eso no nos permite disfrutar de la gracia de estar sanos.
Algunos de los miedos que existen en la actualidad:
A la miseria (Cesantía)
Al otro (Fobia social)
A las epidemias (Sida, Virus N1H1, Ebola…)
A la Violencia (Terrorismo)
Al futuro (Ansiedad)
A la Muerte (Hipocondría)
Al Dolor (Algofobia)
Al Castigo (Conformismo)
A la Soledad (toxicomanías, alcohol)
A la incomprensión (Aislamiento)
A lo desconocido (Ansiedad)

Físicamente cuando estamos con miedo, se producen una serie de cambios en el cuerpo que nos preparan para enfrentar el “peligro” que se percibe. Esos cambios consisten en generar una gran cantidad de neurotransmisores, verdadero cóctel hormonal, que es transportado por la sangre a cada una de las células de nuestro cuerpo.
Como parte del proceso, el sistema inmunológico disminuye su eficiencia y quedamos a la merced de patógenos oportunistas.

Vital es que aprendamos a enfrentar nuestros miedos, no eliminarlos, ya que como se expresó más arriba, el miedo es una emoción (igual que todas las demás) muy importante. Al aprender a enfrentar nuestros miedos podremos discriminar qué tan real es y de esa manera poder controlar todos los efectos adversos derivado, que en definitiva son la causa de la mayoría de nuestras enfermedades.

Conociendo lo que acabas de leer podrás tomar conciencia y aprender a dominar muchos de los miedos que surgen en tu vida. Sin embargo, podrían haber miedos o traumas más profundos que requieran de un apoyo adicional, como un Coaching en Control Emocional. Si ese es tu caso puedes conocer nuestras terapias y Procesos de Coaching Aquí (http://www.imanesquesanan.cl/quien-soy)

Preguntanos y aclara todas tus dudas enviándonos un e-mail a schafer@ImanesQueSanan.cl

Carlos Schafer R.
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Coach en Control Emocional
schafer@ImanesQueSanan.cl
8-628 1329

Emociones, Energía y Salud

Ayer conversando con una de las personas que asistió a nuestro Taller “Sánate y Mantente Sano” del 10 de enero recién pasado (Ver Fotos), me comentó que esta semana había tenido un dolor de cabeza bastante fuerte. Se acordó de los ejercicios aprendidos en el Taller y después de aplicar la secuencia básica del EFT, a los 5 minutos, la molestia prácticamente había desaparecido.

dolor

 

Cuando en ocasiones nos toca vivir episodios complicados o revivimos momentos difíciles de nuestra historia personal, pueden desencadenarse molestias físicas como dolores de cabeza, puntadas en la espalda

o molestias en las articulaciones.

Lo que sucede es que nuestras emociones, especialmente aquellas de baja frecuencia, que normalmente conocemos  como “Emociones Negativas”, se ve afectado nuestro cuerpo energético, provocando verdaderos “nudos” o “bloqueos” energéticos, lo que se manifiesta en nuestro cuerpo físico como dolores o molestias de distinto tipo.

Por ejemplo, en los tiempos que estaba aprendiendo sobre estas terapias energéticas y de sanación,  en un momento recordé un episodio muy triste ocurrido hacía varios años atrás. Al momento de recordar el episodio comencé a sentir una presión en el pecho que dificultaba mi respiración y aumentó la sensación de angustia.

En una ocasión vino a mi consulta una persona con molestias y dolores fuertes en sus rodillas. Al revisar junto con ella, descubrimos que había una decisión muy importante que debía tomar y tenía muchas inseguridades no atreviéndose a dar el paso definitivo, que significaba decidir por una de las dos alternativas que tenía en frente.

Con herramientas como el EFT o técnicas que ayudan a liberarnos de la influencia de las emociones de baja frecuencia como el miedo, pena, angustia, inseguridad, ira, rabia es posible conquistar poco a poco nuestra liberación emocional y por lo tanto superar las molestias físicas asociadas. De esta forma abrimos el camino hacia el disfrute de nuestra vida, sintiéndonos más contentos y felices.

Para mayor información sobre Coach (Entrenamiento) en técnicas de Manejo Emocional contactarnos al mail schafer@ImanesQueSanan.cl o al teléfono (32) 312 4041 y celular 8-628 1329.

 

SUÉLTALO Y DÉJALO IR

PensandoUna Gran parte de nuestro tiempo la pasamos “observando” nuestros propios pensamientos.

Se estima que  podemos llegar a tener entre 50 mil a 70 mil pensamientos por día.

Esa es una cifra enorme; podemos comprender qué pasa con uno mismo si en un alto porcentaje los pensamientos son del tipo:

  • Tengo examen de Biología y creo que me faltó estudiar algo, así que me va a ir muy mal
  • ¡Uf! Que estoy gordo
  • Ayer pude haberle dicho otra cosa al jefe, ahora va a pensar que no soy tan bueno en el trabajo
  • ¡Ooooh! , no me saludó, seguro que está enojado conmigo.

Cada uno de nosotros se ha tenido que enfrentar a este tipo de pensamientos que nos predisponen y afectan en forma negativa nuestro ánimo.

Por supuesto podemos tener pensamientos que nos levantan el ánimo y nos hacen sentir bien como por ejemplo:

  • Bien, me saqué un 100% en el examen, sabía que me iba a ir bien.
  • Qué maravilloso día soleado, es un día fantástico para encontrarme con mi novia
  • Hoy estoy de buen ánimo voy a hacer algo que me gusta mucho

Sin embargo, a no ser que uno lo haya trabajado bien y sea una persona que se siente realmente bien consigo misma, normalmente la tendencia va en la dirección de tener una gran cantidad de pensamientos de desánimo como por ejemplo: “te va a ir mal”, “Eres muy limitado”, “Mejor no tomes esa decisión te va a ir mal”

Pero, ¿podemos dejar de tener pensamientos?

La verdad es que nunca dejaremos de tener pensamientos. No sería complicado si solo tuviéramos pensamientos positivos que nos levantaran el ánimo. La dificultad se presenta cuando tenemos más pensamientos negativos que positivos.

Frente a esto qué podemos hacer?

Recientemente escuché a Ali Campbell, Licenciado Británico, Master en Programación Neurolinguistica, quien se refería justo a este tema de los pensamientos. Ali propone primero tomar conciencia que nuestros pensamientos no somos nosotros. Es decir, contrario a lo que comúnmente creemos, nosotros estamos disociados de nuestros pensamientos. Es como que si tú fueras al cine y vieras una película de terror. Las imágenes en la pantalla serían tus pensamientos. Pero tú en realidad eres la persona que está sentada en la butaca viendo esa película.

Las imágenes de la película pueden impresionarte y causarte miedo, pero en realidad es solo una película, esas imágenes no son reales. Tu verdadero ser es el que las está observando y el que está teniendo esas emociones.

La idea es primero comprender esta gran verdad, tus pensamientos no son tú. Asimilando eso, puedes aprender a separarte de ellos. ¿Cómo?

El mismo Ali Campbell sugiere que realicemos diariamente un ejercicio de cinco minutos, bastan solo 5 minutos. En un lugar tranquilo, donde podamos estar sin que nos molesten o perturben, programa un cronometro para que suene a los 5 minutos. Así no tienes que preocuparte de cuánto tiempo ha pasado o cuánto tiempo te falta.

No es necesario que sea un lugar “demasiado” tranquilo, basta que sea un lugar donde tu puedas cerrar tus ojos y concentrarte en tus pensamientos. Una vez que ya estás listo, relajas tu cuerpo lo más que puedas, haces un par de respiraciones y dejas que fluyan tus pensamientos. Deja que pasen por tu mente uno a uno. Toma conciencia del primer pensamiento, reconócelo y luego déjalo ir. No te involucres con ese pensamiento.

Involucrarse con un pensamiento sería dejar que él te domine y guíe la sucesión de sensaciones e ideas siguientes asociadas a ese pensamiento. Por ejemplo, Podrías pensar en que debes hablar con tu jefe para analizar tu evaluación de desempeño profesional en tu trabajo; especialmente quieres hablar sobre ese ítem en que fuiste evaluado con un puntaje muy por debajo de lo que crees justo según tu desempeño real. Dejarte llevar por ese pensamiento sería que te involucraras con él y empezaras a planificar cómo enfrentar a tu jefe. Qué podrías decirle y que no. Podrías continuar analizando que dirías en caso que él te rebatiera y argumentara una situación pasada sobre ese mismo ítem, etc…

En cuanto aparezca un pensamiento en tu mente solo reconócelo y déjalo ir. Si sientes que te estás desviando del ejercicio y comienzas a involucrarte con el pensamiento, no te preocupes, simplemente suéltalo y déjalo ir, preparándote para recibir otro pensamiento que después de reconocerlo, lo dejas ir también.

NubesEnElCielo

Imagina que tus pensamientos son como las nubes en el cielo. No tienes ninguna posibilidad de “retener” una nube, simplemente la puedes observar y ver como se aleja.

En el marco de este ejercicio cuando aparezca un pensamiento (“nube”), reconócelo, toma conciencia de él y luego déjalo ir. Si sientes que te estás desviando del ejercicio y comienzas a involucrarte con el pensamiento, no te preocupes, simplemente suéltalo y déjalo ir.

Luego vendrá otro pensamiento, reconócelo y déjalo ir, preparándote para el otro pensamiento que venga.

Pasado un tiempo podrás adquirir tal habilidad que, en la vida cotidiana cuando te sorprendas involucrándote con un pensamiento no deseado, rápidamente serás capaz de soltarlo y dejarlo ir, evitando que provoque sensaciones no deseadas en ti.Podrás hacerlo en tu trabajo, mientras conduces tu automóvil o escuchando a alguien que te conversa sobre algo.

EL ESTRÉS DE CADA DIA

VStressivimos tiempos en que convivir con el estrés se ha hecho algo muy normal.
Una de cada cuatro personas dice estar estresada. El 33% de las licencias médicas son directamente debido al estrés y de las otras, probablemente una buena parte de ellas, corresponden a enfermedades gatilladas por un estrés mantenido en el tiempo.
¿Qué ha pasado con nosotros que estamos cada vez más vulnerables y nos dejamos vencer por este mal?
Según los expertos, una vida agitada, centrada en la obtención de logros y objetivos y sobretodo inmersa en un ambiente cada vez más competitivo, acrecienta nuestras ansias de querer ser cada vez más y sentirse cada vez mejor que los otros.

De verdad pienso que más que ser o sentirse mejor que los otros, deberíamos realizar una lucha por ser y sentirnos mejores con respecto a nosotros mismos. Es decir establecer una competitividad interna con nosotros mismos y procurar progresar en el desarrollo personal, para ser cada vez mejor, superando nuestras dificultades y buscar sentirnos más felices con lo que somos y tenemos.
En esta búsqueda yo postulo que lo primero que hay que hacer es volcarse hacia adentro, hacia nuestro interior. De esa manera podemos sentir desde nuestra base más íntima personal, Qué es lo que soy, qué es lo que tengo y qué quiero lograr como persona. En otras palabras, encontrar aquello que me hará feliz cuando lo consiga. No obstante, eso que consiga deberá estar en mi interior, no fuera de mí.
Pareciera ser que, en este mundo moderno, de alta conectividad en que se percibe que es mejor volcar las opiniones personales a través de las redes sociales, nos hace estar cada vez más dependientes de buscar nuestra felicidad afuera de nosotros mismos.
Es cosa de mirar y contabilizar ¿Cuántas personas andan por la calle, en el transporte público e incluso frente al volante de sus vehículos revisando y escribiendo en sus Smartphone, tablet o notebookes?

Se ocupa el tiempo revisando en las redes sociales qué se dice del programa de TV de anoche, qué escribieron sobre mi o que comentaron sobre la foto mía comiendo cazuela que subí ayer. Es decir, buscamos afuera de nosotros en lugar de apreciar el paisaje que nos rodea, las personas que cruzan a nuestro paso o simplemente observar la naturaleza que nos rodea.

Yo propongo que recuperemos nuestra vida interior. Desconectémonos y solo usemos la tecnología para que esté al servicio de nosotros y no al revés.

Recientemente en un taller de desarrollo personal me propusieron disminuir a solo 4 horas diarias mis tiempos de conexión con el mundo virtual (E-mails, Redes sociales, tiempo frente al PC). Lo he hecho y me parece una excelente opción. Al practicar la reducción de horas frente a los medios digitales, se encuentran nuevas soluciones a los desafíos cotidianos que parecieran imposibles, se desarrolla nuestra capacidad de innovar, paradojalmente conseguimos ser más eficientes y queda más tiempo para uno mismo.

Unir eso a una vida más sana, practicando deporte, caminando más, practicando meditación diaria, tomando contacto con la naturaleza, hacen que nuestra vida sea más placentera entregándonos un mayor grado de felicidad.