LA MUERTE PUEDE IMPULSAR LA VIDA

Todos en algún momento de nuestra existencia, hemos de sufrir la experiencia de la muerte; cuando eso sucede puede ser un buen momento para dar un nuevo impulso a nuestra vida.

Contacto con la muerte

Cuando yo tenía 23 años de edad, mi padre que siempre había gozado de buena salud, de un día para otro empezó a sentirse mal y comenzó a sufrir molestias extrañas. En la consulta, los médicos determinaron operar inmediatamente. La operación solo sirvió para confirmar lo peor: Melanoma Carcinoma generalizado en el tubo digestivo. Después de dos meses de sufrimiento, él exhala su último suspiro y nos deja a mi madre y a nosotros sus 5 hijos (yo soy el mayor), mirando hacia el cielo tratando de buscar una explicación.

La única respuesta que apareció en el fondo de mis pensamientos fue, Dios me está preparando para algo, no sé qué es, pero lo descubriré.

Seguí mis estudios de Ingeniería y finalmente me titulé. Ejercí como Ingeniero Civil Químico en varias empresas y en diferentes ciudades, hasta que 20 años después de salir de la universidad, descubrí para qué me estaba preparando Dios. Me convertí en terapeuta y a los pocos meses me desarrollé como Coach en Regulación Emocional. La experiencia vivida con mi padre, me ha ayudado a empatizar mucho más fácilmente con aquellas personas que han sufrido la pérdida de un ser querido, y que esa pérdida los ha dejado entrampados emocionalmente.

Recuerdo a una viuda que llegó a mi consulta, llevaba 14 años de luto. Aún lloraba los cumpleaños del esposo difunto y ni hablar del aniversario de su fallecimiento. Apelando a mi propia experiencia (Lloré a mi padre por los tres años siguientes a su partida), con la inspiración del Cielo y enseñándole las herramientas que he aprendido, finalmente ella logró asimilar correctamente la partida de su marido. Le cambió su vida. Aprendió a disfrutar los momentos más sutiles y a gozar de la vida junto a sus hijos y nietos.

Momento para cambiar

Recuerdo cuando yo era joven. Mis padres tenían un grupo de amigos con los que siempre se reunían para celebrar y disfrutar. Nosotros jugábamos con los hijos de ellos. El esposo (tío Jorge) trabajaba en la marina y siempre era más bien retraído, un poco serio y participaba poco de las bromas que surgían en los encuentros.

En una oportunidad al tío Jorge le tocó una misión en La Antártida. Antes de llegar allá en pleno viaje por los canales del sur, se le declaró una apendicitis que pasó rápidamente a peritonitis. En el buque que viajaba no había cirujano y no existían las condiciones para operarlo. El buque tuvo que regresar a Punta Arenas lo más rápido que podía. Cada cierto número de millas, los marinos debían bajar a tierra a buscar nieve para detener el avance de la infección en su abdomen. Finalmente lograron llegar al hospital de Punta Arenas, donde una operación de emergencia le salvó la vida.

Esta experiencia al Tío Jorge le significó como nacer de nuevo. Recuerdo perfectamente que cambió su forma de ser, se convirtió en un ser mucho más entretenido, amistoso, conversador y sobretodo gozador de la vida.

He oído de otros experiencias similares, de personas que han transformado su forma de ser, después de la partida de algún pariente cercano o amigo muy querido.

Resistencias

En mi consulta cada cierto tiempo me toca acompañar a alguna persona que llega con sufrimiento por la partida de un ser querido. El desconsuelo y la tristeza son tan grandes que les impiden ver el verdadero sentido de la muerte.

Todos estamos irremediablemente destinados a partir de este mundo en algún momento. Sin embargo, nos aferramos a la vida y “amarramos” a nuestros seres más cercanos tratando de impedir que sigan su camino.

La experiencia de la muerte, debe ser un recordatorio de que estamos de paso y que debemos cumplir con lo que vinimos a hacer: “Crear”, “Aprender” y “Disfrutar” la vida.

Esto último puede ser un tanto difícil de asimilar e internalizar si no se cuenta con el apoyo terapéutico adecuado.

Carlos Schafer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo Médico

Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl

32-314 0890 / +56 9-8628 1329

info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de

Facebook: @carlos.schafer.ramos

Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad” e inscríbete en mi blog:

https://eBook.imanesquesanana.cl

Encefalitis Viral

En una oportunidad recibí en mi consulta a una madre que traía Cefalea-Dolor-Cabeza-Migrana-Jaquecaa su hija Silvia (*), de 17 años, porque sufría fuertes dolores de cabeza. Los dolores a veces eran tan fuertes que debía quedarse en cama con la pieza totalmente a oscuras y casi sin moverse por horas.

Al momento de atenderla presentaba dolor de cabeza persistente, fluctuante entre nivel 6 y 9 (En la escala de 0 mínimo a 10 máximo). Revisando según el protocolo del Biomagnetismo Médico, apareció una infección viral, que provoca encefalitis, es decir una inflamación del cerebro. A los pocos minutos de aplicar los imanes en el lugar correcto, la jaqueca se fue y ella volvió a sonreir.

La causa más frecuente de la encefalitis es la infección viral. Los virus más comunes que pueden causar esta afección son el Sarampión, Paperas, Polio, Rabia, Virus de Coxsackie, Citomegalovirus, entre otros.

Los síntomas de una encefalitis varían dependiendo si es una afección leve o de mayor gravedad.

Los síntomas leves pueden ser fiebre no muy alta, somnolencia, sensibilidad a la luz, rigidez del cuello y a veces de la espalda.

Síntomas de cuidado y emergencia pueden ser la perdida de conciencia, debilidad muscular o parálisis, crisis epiléptica, dolor intenso de cabeza.

Los medios de contagio pueden ser por inhalación de gotitas de la respiración de una persona enferma, alimentos o bebidas contaminados, picaduras de mosquitos u otro insecto, contacto con la piel.

Recuerdo que ese día, Silvia se fue feliz sin dolor de cabeza, recuperando el color de su piel y sonriente, con mucho más ánimo que cuando llegó. No obstante, cuando la recibí para su segundo control a la semana siguiente, nuevamente presentaba los mismos síntomas. La mejoría le duró solo dos días. Cuando le pregunté si alguien más en la familia tenía dolores de cabeza, me contestó que sí, su pololo (como le decimos al novio en Chile). Los síntomas reaparecieron el mismo día que él fue a verla a su casa.

Al citarlo también y revisarlo con Biomagnetismo Médico, apareció el mismo virus que la afectaba a ella. Estaban recontagiándose mutuamente.

Al terminar el tratamiento de ambos, se corrigió la encefalitis en los dos y algunas otras afección que padecían con menor grado de importancia.

(*) El nombre ha sido cambiado para proteger su privacidad.

————————–

Elija siempre terapeutas certificados por el Dr. Goiz

Carlos Schafer Ramos
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Coach en Técnicas de Control Emocional
www.imanesQueSanan.cl
32-312 4041 / 8-628 1329
schafer@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar, Santiago, La Ligua

Golpes, contusiones o hematomas.

Cuando tropezamos, caemos y sufrimos algún trauma, golpe o apretón fuerte en alguna parte de Tropezónnuestro cuerpo, rápidamente la zona afectada se cubre de un color rojo rosáceo, que puede ser sensible al taco y presentar en ocasiones mucho dolor. Es lo que conocemos como hematoma o coloquialmente llamado “moretón”.

Al recibir un trauma con estas características, se rompen pequeños vasos sanguíneos y su contenido se infiltra en el tejido blando, bajo la piel lo que proporciona el color rojizo en primera instancia. Con el tiempo ese color cambia a azuloso y luego amarillo verdoso, para finalmente recuperar el color normal de la piel.

Dependiendo de las características, un hematoma puede tardar días, semanas o hasta meses para recuperarse completamente.

A la izquierda hematoma original, a la derecha 7 días después de aplicar tratamiento con Biomagnetismo.

A la izquierda hematoma original, a la derecha el mismo hematoma 7 días después de haber aplicado tratamiento con Biomagnetismo Médico. Luce más decolorado y sin dolor.

Generalmente, cuando el trauma es muy grande o profundo, puede producir mucho dolor al utilizar el músculo afectado.

Con el Biomagnetismo Médico es posible acelerar la recuperación de la zona afectada, tanto en ayuda de la disolución del hematoma como en la disminución del dolor, evitando la necesidad de consumir demasiados analgésicos y desinflamatorios.

————————–

Elija siempre terapeutas certificados por el Dr. Goiz

Carlos Schafer Ramos
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Coach en Técnicas de Control Emocional
www.imanesQueSanan.cl
32-312 4041 / 8-628 1329
schafer@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar, Santiago, La Ligua

Acidez Estomacal

helicobacter-pyloriSi usted sufre de ardor estomacal, sensación de acidez, náuseas, hinchazón abdominal, mal aliento, reflujo o síntomas similares, probablemente esté sufriendo el ataque de una bacteria llamada Helicobacter Pylori.

Esta bacteria se encuentra presente en aproximadamente el 67% de la población mundial(1). Se ubica en las paredes internas del estómago, gestomachulcersnerando una irritación en la zona, provocando un daño focalizado. En la primera etapa produce ardor y molestias al comer alimentos particularmente ácidos lo que se conoce como gastritis.

De perdurar con esta afección un tiempo prolongado, podría provocarse heridas internas pasando a llamarse úlceras.

Algunos investigadores postulan que esta bacteria podría ser responsable de algún tipo de cáncer estomacal, sin embargo aún no está comprobado a ciencia cierta.

El tratamiento alopático contempla el uso de antibióticos y un régimen especial de alimentación, pudiendo recuperarse en su totalidad, sin embargo, un número importante de personas necesitan un apoyo adicional para poder sanar completamente.

Como tratamiento alternativo o complementario, ya que esta afección es causada por una bacteria, el Biomagnetismo Médico puede ser muy eficiente en erradicar esta bacteria del organismo.

El Biomagnetismo Médico, utiliza imanes de potencia mediana, para localizar y desactivar bacterias y virus sin efectos secundarios ni problemas colaterales. Los imanes son capaces de detectar el punto exacto donde se encuentran los patógenos (virus, bacterias, hongos y parásitos), incluso puede detectar zonas conocidas como reservorios, donde estos patógenos se esconden, siendo invisibles a antibióticos y al sistema inmune de nuestro organismo. Esto hace posible un tratamiento corto y eficaz.

Comúnmente se complementa con sugerencias de alimentación sana desprovista de alimentos que provoquen acidez durante un tiempo adecuado. Esto permite que la parte dañada del estómago se recupere completamente, permitiendo una evolución hacia la sanación completa de este órgano. 


Elija siempre terapeutas certificados por el Dr. Goiz

logo_AG_320px

Carlos Schafer Ramos
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Coach en Técnicas de Control Emocional
www.imanesQueSanan.cl
32-314 0890 / 8-628 1329
info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago.

(1) (https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/helicobacterpyloriinfections.html)

EL MIEDO

¿Qué es el miedo?

Miedo ¿Real o Imaginario?

Miedo ¿Real o Imaginario?

Es una emoción primaria presente en todos los animales y por ende también presente en nosotros los humanos.
El miedo surge naturalmente cada vez que percibimos un peligro y busca protegernos y preservar nuestra vida. Biológicamente hablando el miedo es un mecanismo de defensa que permite al individuo responder con eficiencia frente a una amenaza ya sea enfrentándola o huyendo de ella.En la prehistoria cuando el hombre salía a cazar su comida, debía enfrentar muchos peligros como el ataque del Tigre Dientes de Sable o enfrentar de forma segura a un Mamut para comer después su carne.

En la actualidad, especialmente en la ciudad donde vivimos, no debemos luchar contra los tigres o enfrentarnos a un mamut, sin embargo, otros son los estímulos que nos generan miedo.
Ese miedo es el que nos ayuda a cuidarnos de no andar solos tan tarde de noche, especialmente en zonas que se sabe son “peligrosas” por los asaltos. El miedo nos ayuda a ser prudentes al cruzar una calle congestionada de vehículos o a ser prudentes al borde del balcón en la azotea de un edificio para evitar caernos al vacío.

Si bien es cierto que enfrentamos peligros reales en la vida cotidiana, también podemos “enfrentar” peligro No Reales.
Nosotros los humanos tenemos la facultad de poder imaginar cosas. Esa imaginación que puede ayudarnos a proyectar nuestro futuro y diseñar grandes obras maestras, también puede servir para “crearnos” peligro inexistentes.
Y ahí empiezan a surgir los miedos imaginarios o no reales, muchos de los cuales solo quedan en nuestra mente y probablemente nunca se materializarán, pero nuestra mente los percibimos como reales.
El miedo a enfermarnos por ejemplo. Podemos estar sanos completamente, pero nos perturba tan solo pensar que podríamos enfermar en algún momento y eso no nos permite disfrutar de la gracia de estar sanos.
Algunos de los miedos que existen en la actualidad:
A la miseria (Cesantía)
Al otro (Fobia social)
A las epidemias (Sida, Virus N1H1, Ebola…)
A la Violencia (Terrorismo)
Al futuro (Ansiedad)
A la Muerte (Hipocondría)
Al Dolor (Algofobia)
Al Castigo (Conformismo)
A la Soledad (toxicomanías, alcohol)
A la incomprensión (Aislamiento)
A lo desconocido (Ansiedad)

Físicamente cuando estamos con miedo, se producen una serie de cambios en el cuerpo que nos preparan para enfrentar el “peligro” que se percibe. Esos cambios consisten en generar una gran cantidad de neurotransmisores, verdadero cóctel hormonal, que es transportado por la sangre a cada una de las células de nuestro cuerpo.
Como parte del proceso, el sistema inmunológico disminuye su eficiencia y quedamos a la merced de patógenos oportunistas.

Vital es que aprendamos a enfrentar nuestros miedos, no eliminarlos, ya que como se expresó más arriba, el miedo es una emoción (igual que todas las demás) muy importante. Al aprender a enfrentar nuestros miedos podremos discriminar qué tan real es y de esa manera poder controlar todos los efectos adversos derivado, que en definitiva son la causa de la mayoría de nuestras enfermedades.

Conociendo lo que acabas de leer podrás tomar conciencia y aprender a dominar muchos de los miedos que surgen en tu vida. Sin embargo, podrían haber miedos o traumas más profundos que requieran de un apoyo adicional, como un Coaching en Control Emocional. Si ese es tu caso puedes conocer nuestras terapias y Procesos de Coaching Aquí (http://www.imanesquesanan.cl/quien-soy)

Preguntanos y aclara todas tus dudas enviándonos un e-mail a schafer@ImanesQueSanan.cl

Carlos Schafer R.
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Coach en Control Emocional
schafer@ImanesQueSanan.cl
8-628 1329

Por qué Biomagnetismo Médico

Biomagnetismo Médico

Biomagnetismo Médico

Biomagnetismo Médico, es el término definido por el Dr. Isaac Goiz, para nominar la terapia que él descubrió hace casi 27 años atrás. y que permite sanar a las personas usando imanes de potencia mediana.
Actualmente el término Biomagnetismo Médico, está registrado como propiedad intelectual del Dr. Isaac Goiz, por lo tanto solo aquellos terapeutas que han recibido instrucción directa, por parte de él o por instructores autorizados expresamente por él, lo pueden usar para promocionar y aplicar dicha terapia.

La genialidad del Dr. Goiz fue descubrir el Par Biomagnético (Termino también registrado a nombre del Dr. Goiz), en que usando dos imanes en puntos específicos del cuerpo, se desactivan efectivamente los patógenos que originan las enfermedades en las personas.
El diagnóstico se realiza por medio de un test muscular con el que se puede determinar en forma precisa dónde se deben colocar los imanes, los que después de 10 minutos, desactivan y eliminan el efecto nocivo sobre la salud.
La terapia del Biomagnetismo Médico, permite complementar los tratamientos médicos tradicionales, acortando los períodos de recuperación, consiguiendo mejorías en tiempos más cortos, que usando solo el tratamiento tradicional.
Al efectuarse una revisión completa del cuerpo humano, es posible detectar diferentes interacciones entre patógenos entre sí, logrando desactivarlos en pocas sesiones semanales. Habitualmente se requieren de dos a cuatro sesiones para conseguir la recuperación de la Salud, dependiendo del diagnóstico y tipo de enfermedad que aqueje a la persona.
El Biomagnetismo Médico es una terapia NO invasiva, los imanes se ponen en el cuerpo sobre la ropa, y habitualmente no es necesario medicación, salvo que la persona ya esté en tratamiento con medicina alopática o alguna otra, lo que es recomendable no suspender, ya que el Biomagnetismo Médico actúa como ayuda y complemento.
La única contraindicación es la Quimio o Radioterapia, en que de haberse sometido a alguno de esos tratamiento, la persona sólo podrá recibir terapia de Biomagentismo Médico, 12 meses después de la última aplicación ya sea de Quimio y/o Radioterapia.

Elija siempre terapeutas certificados por el Dr. Goiz

Carlos Schafer Ramos
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Coach en Técnicas de Control Emocional
www.imanesQueSanan.cl
32-312 4041 / 8-628 1329
schafer@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar, Santiago, La Ligua

Biomagnetismo Médico

ImanesQueSanan

Tan sólo hace 26 años atrás nació una nueva técnica, que permite sanar a las personas usando pares de imanes de polaridad opuesta.

Los imanes se han estado usando desde hace siglos para sanar distintas dolencias. El campo magnetico negativo (Polo Norte), permite disminuir los dolores y el campo magnético positivo (Polo Sur) es muy útil en la cicatrización de heridas y reactivando movilidad de músculos.

Sin embargo en el año 1988 un médico Mexicano, el Dr. Isaac Goiz Durán, hace un aporte fantástico a esta técnica: Descubre el Par Biomagnético (Término patentado por él), desarrollando y perfeccionando hasta el día de hoy lo que se conoce como terapia del Biomagnetismo Médico (Término también patentado a su nombre).

Con el Par Biomagnético es posible descubrir y desactivar cualquier patógeno causante de enfermedades, ya sea virus, bacteria, hongo o parásito, logrando la recuperación de las personas enfermas en forma rápida y segura.

El gran aporte del Dr. Goiz ha sido descubrir que, usando dos imanes y colocándolos en puntos específicos en el cuerpo de acuerdo al tipo de patógeno causante de la enfermedad, es posible desactivarlo y lograr en algunos casos la recuperación de la persona afectada desde el primer día de aplicación de la terapia.

Salvo en pocas excepciones, esta terapia es totalmente compatible con la medicina tradicional, potenciando la recuperación de la persona enferma ayudando a que el tratamiento de recuperación sea más corto.

Desde hace 7 años que soy terapeuta en Biomagnetismo Médico y en Bioenergética Médica. Durante todo este tiempo he podido constatar cómo las personas que han venido a mi consulta experimentan alivio, algunas casi al instante, otras perciben la reducción de sus síntomas lentamente a lo largo de las dos o tres sesiones que dura un tratamiento estándar con esta técnica.

Dolores de cabeza, problemas de acidez estomacal, dolores articulares, molestias en la espalda, resfriados rebeldes que perduran por semanas e incluso meses, alergias cutáneas y respiratorias, niños con hiperactividad, déficit atencional, problemas del sistema digestivo, síntomas de decaimiento, son algunas de las afecciones que nos ha tocado tratar con resultados sorprendentes.

Puedes revisar algunos testimonios aquí.

Para consultar si tu afección puede ser tratada con esta terapia, contáctanos por e-mail aquí: schafer@imanesquesanan.cl o bien llámanos al celular 7-198 4188 o al 32-312 4041.

Atendemos en Viña del Mar y La Ligua, en la Región de Valparaíso. También atendemos en Providencia, Santiago.

 Mas información en nuestra página oficial Aquí

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/biomagnetismovina

 

 

Emociones, Energía y Salud

Ayer conversando con una de las personas que asistió a nuestro Taller “Sánate y Mantente Sano” del 10 de enero recién pasado (Ver Fotos), me comentó que esta semana había tenido un dolor de cabeza bastante fuerte. Se acordó de los ejercicios aprendidos en el Taller y después de aplicar la secuencia básica del EFT, a los 5 minutos, la molestia prácticamente había desaparecido.

dolor

 

Cuando en ocasiones nos toca vivir episodios complicados o revivimos momentos difíciles de nuestra historia personal, pueden desencadenarse molestias físicas como dolores de cabeza, puntadas en la espalda

o molestias en las articulaciones.

Lo que sucede es que nuestras emociones, especialmente aquellas de baja frecuencia, que normalmente conocemos  como “Emociones Negativas”, se ve afectado nuestro cuerpo energético, provocando verdaderos “nudos” o “bloqueos” energéticos, lo que se manifiesta en nuestro cuerpo físico como dolores o molestias de distinto tipo.

Por ejemplo, en los tiempos que estaba aprendiendo sobre estas terapias energéticas y de sanación,  en un momento recordé un episodio muy triste ocurrido hacía varios años atrás. Al momento de recordar el episodio comencé a sentir una presión en el pecho que dificultaba mi respiración y aumentó la sensación de angustia.

En una ocasión vino a mi consulta una persona con molestias y dolores fuertes en sus rodillas. Al revisar junto con ella, descubrimos que había una decisión muy importante que debía tomar y tenía muchas inseguridades no atreviéndose a dar el paso definitivo, que significaba decidir por una de las dos alternativas que tenía en frente.

Con herramientas como el EFT o técnicas que ayudan a liberarnos de la influencia de las emociones de baja frecuencia como el miedo, pena, angustia, inseguridad, ira, rabia es posible conquistar poco a poco nuestra liberación emocional y por lo tanto superar las molestias físicas asociadas. De esta forma abrimos el camino hacia el disfrute de nuestra vida, sintiéndonos más contentos y felices.

Para mayor información sobre Coach (Entrenamiento) en técnicas de Manejo Emocional contactarnos al mail schafer@ImanesQueSanan.cl o al teléfono (32) 312 4041 y celular 8-628 1329.

 

SUÉLTALO Y DÉJALO IR

PensandoUna Gran parte de nuestro tiempo la pasamos “observando” nuestros propios pensamientos.

Se estima que  podemos llegar a tener entre 50 mil a 70 mil pensamientos por día.

Esa es una cifra enorme; podemos comprender qué pasa con uno mismo si en un alto porcentaje los pensamientos son del tipo:

  • Tengo examen de Biología y creo que me faltó estudiar algo, así que me va a ir muy mal
  • ¡Uf! Que estoy gordo
  • Ayer pude haberle dicho otra cosa al jefe, ahora va a pensar que no soy tan bueno en el trabajo
  • ¡Ooooh! , no me saludó, seguro que está enojado conmigo.

Cada uno de nosotros se ha tenido que enfrentar a este tipo de pensamientos que nos predisponen y afectan en forma negativa nuestro ánimo.

Por supuesto podemos tener pensamientos que nos levantan el ánimo y nos hacen sentir bien como por ejemplo:

  • Bien, me saqué un 100% en el examen, sabía que me iba a ir bien.
  • Qué maravilloso día soleado, es un día fantástico para encontrarme con mi novia
  • Hoy estoy de buen ánimo voy a hacer algo que me gusta mucho

Sin embargo, a no ser que uno lo haya trabajado bien y sea una persona que se siente realmente bien consigo misma, normalmente la tendencia va en la dirección de tener una gran cantidad de pensamientos de desánimo como por ejemplo: “te va a ir mal”, “Eres muy limitado”, “Mejor no tomes esa decisión te va a ir mal”

Pero, ¿podemos dejar de tener pensamientos?

La verdad es que nunca dejaremos de tener pensamientos. No sería complicado si solo tuviéramos pensamientos positivos que nos levantaran el ánimo. La dificultad se presenta cuando tenemos más pensamientos negativos que positivos.

Frente a esto qué podemos hacer?

Recientemente escuché a Ali Campbell, Licenciado Británico, Master en Programación Neurolinguistica, quien se refería justo a este tema de los pensamientos. Ali propone primero tomar conciencia que nuestros pensamientos no somos nosotros. Es decir, contrario a lo que comúnmente creemos, nosotros estamos disociados de nuestros pensamientos. Es como que si tú fueras al cine y vieras una película de terror. Las imágenes en la pantalla serían tus pensamientos. Pero tú en realidad eres la persona que está sentada en la butaca viendo esa película.

Las imágenes de la película pueden impresionarte y causarte miedo, pero en realidad es solo una película, esas imágenes no son reales. Tu verdadero ser es el que las está observando y el que está teniendo esas emociones.

La idea es primero comprender esta gran verdad, tus pensamientos no son tú. Asimilando eso, puedes aprender a separarte de ellos. ¿Cómo?

El mismo Ali Campbell sugiere que realicemos diariamente un ejercicio de cinco minutos, bastan solo 5 minutos. En un lugar tranquilo, donde podamos estar sin que nos molesten o perturben, programa un cronometro para que suene a los 5 minutos. Así no tienes que preocuparte de cuánto tiempo ha pasado o cuánto tiempo te falta.

No es necesario que sea un lugar “demasiado” tranquilo, basta que sea un lugar donde tu puedas cerrar tus ojos y concentrarte en tus pensamientos. Una vez que ya estás listo, relajas tu cuerpo lo más que puedas, haces un par de respiraciones y dejas que fluyan tus pensamientos. Deja que pasen por tu mente uno a uno. Toma conciencia del primer pensamiento, reconócelo y luego déjalo ir. No te involucres con ese pensamiento.

Involucrarse con un pensamiento sería dejar que él te domine y guíe la sucesión de sensaciones e ideas siguientes asociadas a ese pensamiento. Por ejemplo, Podrías pensar en que debes hablar con tu jefe para analizar tu evaluación de desempeño profesional en tu trabajo; especialmente quieres hablar sobre ese ítem en que fuiste evaluado con un puntaje muy por debajo de lo que crees justo según tu desempeño real. Dejarte llevar por ese pensamiento sería que te involucraras con él y empezaras a planificar cómo enfrentar a tu jefe. Qué podrías decirle y que no. Podrías continuar analizando que dirías en caso que él te rebatiera y argumentara una situación pasada sobre ese mismo ítem, etc…

En cuanto aparezca un pensamiento en tu mente solo reconócelo y déjalo ir. Si sientes que te estás desviando del ejercicio y comienzas a involucrarte con el pensamiento, no te preocupes, simplemente suéltalo y déjalo ir, preparándote para recibir otro pensamiento que después de reconocerlo, lo dejas ir también.

NubesEnElCielo

Imagina que tus pensamientos son como las nubes en el cielo. No tienes ninguna posibilidad de “retener” una nube, simplemente la puedes observar y ver como se aleja.

En el marco de este ejercicio cuando aparezca un pensamiento (“nube”), reconócelo, toma conciencia de él y luego déjalo ir. Si sientes que te estás desviando del ejercicio y comienzas a involucrarte con el pensamiento, no te preocupes, simplemente suéltalo y déjalo ir.

Luego vendrá otro pensamiento, reconócelo y déjalo ir, preparándote para el otro pensamiento que venga.

Pasado un tiempo podrás adquirir tal habilidad que, en la vida cotidiana cuando te sorprendas involucrándote con un pensamiento no deseado, rápidamente serás capaz de soltarlo y dejarlo ir, evitando que provoque sensaciones no deseadas en ti.Podrás hacerlo en tu trabajo, mientras conduces tu automóvil o escuchando a alguien que te conversa sobre algo.

EL ESTRÉS DE CADA DIA

VStressivimos tiempos en que convivir con el estrés se ha hecho algo muy normal.
Una de cada cuatro personas dice estar estresada. El 33% de las licencias médicas son directamente debido al estrés y de las otras, probablemente una buena parte de ellas, corresponden a enfermedades gatilladas por un estrés mantenido en el tiempo.
¿Qué ha pasado con nosotros que estamos cada vez más vulnerables y nos dejamos vencer por este mal?
Según los expertos, una vida agitada, centrada en la obtención de logros y objetivos y sobretodo inmersa en un ambiente cada vez más competitivo, acrecienta nuestras ansias de querer ser cada vez más y sentirse cada vez mejor que los otros.

De verdad pienso que más que ser o sentirse mejor que los otros, deberíamos realizar una lucha por ser y sentirnos mejores con respecto a nosotros mismos. Es decir establecer una competitividad interna con nosotros mismos y procurar progresar en el desarrollo personal, para ser cada vez mejor, superando nuestras dificultades y buscar sentirnos más felices con lo que somos y tenemos.
En esta búsqueda yo postulo que lo primero que hay que hacer es volcarse hacia adentro, hacia nuestro interior. De esa manera podemos sentir desde nuestra base más íntima personal, Qué es lo que soy, qué es lo que tengo y qué quiero lograr como persona. En otras palabras, encontrar aquello que me hará feliz cuando lo consiga. No obstante, eso que consiga deberá estar en mi interior, no fuera de mí.
Pareciera ser que, en este mundo moderno, de alta conectividad en que se percibe que es mejor volcar las opiniones personales a través de las redes sociales, nos hace estar cada vez más dependientes de buscar nuestra felicidad afuera de nosotros mismos.
Es cosa de mirar y contabilizar ¿Cuántas personas andan por la calle, en el transporte público e incluso frente al volante de sus vehículos revisando y escribiendo en sus Smartphone, tablet o notebookes?

Se ocupa el tiempo revisando en las redes sociales qué se dice del programa de TV de anoche, qué escribieron sobre mi o que comentaron sobre la foto mía comiendo cazuela que subí ayer. Es decir, buscamos afuera de nosotros en lugar de apreciar el paisaje que nos rodea, las personas que cruzan a nuestro paso o simplemente observar la naturaleza que nos rodea.

Yo propongo que recuperemos nuestra vida interior. Desconectémonos y solo usemos la tecnología para que esté al servicio de nosotros y no al revés.

Recientemente en un taller de desarrollo personal me propusieron disminuir a solo 4 horas diarias mis tiempos de conexión con el mundo virtual (E-mails, Redes sociales, tiempo frente al PC). Lo he hecho y me parece una excelente opción. Al practicar la reducción de horas frente a los medios digitales, se encuentran nuevas soluciones a los desafíos cotidianos que parecieran imposibles, se desarrolla nuestra capacidad de innovar, paradojalmente conseguimos ser más eficientes y queda más tiempo para uno mismo.

Unir eso a una vida más sana, practicando deporte, caminando más, practicando meditación diaria, tomando contacto con la naturaleza, hacen que nuestra vida sea más placentera entregándonos un mayor grado de felicidad.