El miedo paraliza

EL MIEDO ¿Cómo enfrentarlo?

El miedo surge cada vez que nos sentimos amenazados o en peligro

Qué es el miedo

Según el diccionario de la Real Academia Española, el miedo es “Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea”.

Cada vez que experimentamos una sensación de peligro o que pudiéramos salir dañados frente a una situación o acontecimiento, se activa un sistema detonante que nos prepara para enfrentar el peligro o para huir de él.

 

Por qué se produce

Aunque parezca extraño, el miedo es absolutamente necesario. Como especie no existiríamos si no fuera por el miedo. Desde los tiempos prehistóricos, cuando nuestros antepasados cavernícolas debían procurar su alimento y salían a cazar Mamuts, siempre debían estar atentos al tigre dientes de sable que salía a cazarlos a ellos. Ya sea en los cavernícolas, en el hombre moderno o en cualquier animal vivo, siempre se activa el mismo mecanismo cuando se experimenta miedo.

El cerebro está continuamente escaneando alrededor del individuo, detectando cada situación o evento que ocurre alrededor de él, incluso mientras duerme. En cuanto aparece una amenaza de peligro, se activa la amígdala cerebral localizada en el lóbulo temporal y desencadena todo un mecanismo que lo prepara para luchar o huir, según sean las circunstancias.

Efectos en el organismo

En cuanto es detectado el peligro, la amígdala cerebral estimula la secreción de hormonas, como la Adenocorticotropina, el cortisol y la corticotropina. Estas hormonas desencadenan una serie de cambios físicos en el cuerpo. Mediante estas hormonas se activa el sistema nervioso autónomo (no consciente) preparando al organismo para luchar o huir: La sangre se desvía a los músculos desde aquellas partes no esenciales, como la piel y los intestinos. El corazón late con más fuerza y la respiración se hace más profunda y rápida. Se interrumpe la digestión y secreción de fluidos. Los sentidos se agudizan y la concentración mental se centra en el objeto del peligro.

 

Efectos sobre la mente

Este mecanismo puede activarse ya sea por un evento real o bien por algo imaginario. Como somos seres pensantes y tenemos conciencia de que existimos, nuestra mente en ocasiones puede jugarnos malas pasadas. Especialmente en personas que tienden a evaluar en exceso un evento imaginándose los peor y finalmente creyendo que eso peor es lo que les ocurrirá. No hay peligro real, es más, probablemente nunca ocurra lo que están pensando, sin embargo, el mecanismo del miedo se desencadena igual, como si fuera real. Ahí surgen las ansiedades y los síntomas de estrés agudo. De perdurar en el tiempo esta sensación, puede desencadenar en un estrés crónico lo que afecta al organismo enfermándolo, en una primera instancia con dolores musculares, tensiones y de seguir manteniéndose en el tiempo en segunda instancia podría causar efectos sobre el metabolismo como resistencia insulínica o derechamente diabetes, desarrollar problemas para dormir, cansancio generalizado, angustias y ansiedades fuera de control.

 

Qué hacer con el miedo

Lo primero que hay que hacer es enfrentar el miedo y evaluar qué tan real es. Aceptar solo el miedo fundamentado en algo concreto y si es algo mental, aprender a regularlo y disminuirlo. ¿Cómo? Una forma es analizar la probabilidad de ocurrencia del objeto de nuestro miedo. Otra forma es analizar qué tan peor puede ser. A menudo cuando dimensionamos lo “peor peor” que puede ocurrir, generalmente nos damos cuenta que eso no es tan terrible y si ocurriera podemos hacerle frente tomando medidas de prevención o de reparación.

Obviamente si existiera algo patológico, siempre se debe consultar con un especialista, porque en esos casos se requiere un apoyo adicional para hacerle frente y desactivar esas alarmas.


Carlos Schafer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo Médico

Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl

32-314 0890 / +56 9-8628 1329

info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de:

Facebook: @carlos.schafer.ramos

Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad” e inscríbete en mi blog:

https://eBook.imanesquesanana.cl

Cómo generar una actitud positiva.

Con estos consejos puedes generar una actitud positiva y mantenerla en el tiempo

Actitud positiva es lo que necesitamos para tener éxito en nuestra vida personal, sin embargo cada vez se torna una tarea más difícil procurarnos y mantenernos positivos.

Como ya te habrás dado cuenta, todos los días subo a mis redes sociales una motivación relacionada con las emociones. La motivación de hoy se relaciona con la Actitud Positiva. Me quedé pensando y decidí escribir este artículo porque, a lo largo de mi vida personal y en lo que conozco como terapeuta, me he dado cuenta que para muchos el mantener una actitud positiva es realmente un gran desafío.

Te cuento que desde pequeño erróneamente me acostumbré a pensar en que las cosas no iban a suceder de la mejor manera. Yo creía que de esa forma, si ocurrían mejor de lo que yo pensaba, me iba a poner “súper” feliz. La verdad es que nunca llegué a sentirme verdaderamente feliz, aún cuando tuve algún que otro chispazo de alegría de vez en cuando.

Cuando crecí, tuve acceso a más información relacionada con la Ley de atracción y ahí recién caí en cuenta de mi grave error. Justamente conseguía lo que estaba pensaba, que no era realmente lo mejor que debería recibir. Desde entonces procuro recordar el pensar siempre en lo mejor y además busco la forma de enseñar a los demás esto que he aprendido.

El pensar en positivo y mantener una actitud positiva puede ser una tarea titánica, si es que no nos entrenamos bien y somos perseverantes en ello.

Aquí te entrego algunos consejos que me han sido útiles y espero que te ayuden en esta tarea que es vital para convertirte en una persona positiva.

Contrarresta los pensamientos negativos

Continuamente nuestra mente nos está bombardeando con pensamientos negativos.

La primera tarea para conquistar una actitud positiva es hacerle frente a estos pensamientos negativos y transformarlos en positivos.

Por ejemplo, si estás postulando a un nuevo cargo y te estás preparando para la entrevista personal, probablemente “salte” el pensamiento que “No quedarás seleccionado/a”.

En ese momento, toma conciencia de ese pensamiento negativo y sin rechazarlo simplemente imagina que ocurre todo lo contrario. Imagínate dando una excelente entrevista, pasa una película mental donde tú te desenvuelves con tranquilidad y naturalidad, dando respuesta a cada pregunta de forma segura y con gran profesionalismo. Genera la sensación que ese cargo es tuyo y que te lo ofrecen a ti.

Frente a esto, es importante que te hagas cargo de las expectativas que puedes generarte. ¿Qué pasa si haces todo lo que te digo y finalmente no quedas seleccionado/a?

Nuevamente es una oportunidad para practicar tu actitud positiva.

Cuando en mi vida personal me sucede eso siempre pienso “No resultó porque viene algo mejor para mi”. Y habitualmente es así en mi experiencia personal.

Postura Corporal

Nuestra postura corporal es sumamente importante cuando nosotros queremos conquistar una actitud positiva.

¿Te has fijado qué postura adoptamos cuando estamos tristes?

Mirada baja, hombros hacia adelante y caídos, espalda ligeramente encorvada y casi como que arrastramos los pies, moviéndonos lentamente.

Cuando estamos alegres y contentos por el contrario los hombros están hacia atrás, la mirada hacia adelante, el mentón levantado y nuestra postura es dinámica, energética.

Las emociones producen cambios en nuestro cuerpo. Lo interesante es que, en sentido inverso, si adoptas una postura física adecuada puedes cambiar tu emoción. Por ejemplo, camina por unos minutos con espalda erguida, tus hombros hacia atrás, los codos ligeramente hacia atrás en dirección como a juntarse en la espalda, sacando pecho, cabeza levantada y dibujando una sonrisa en la boca. Al cabo de unos minutos verás que tu actitud cambiará y te sentirás más seguro/a de ti mismo/a.

Otra postura muy útil es la del superhéroe. La postura de Súperman con los puños en las caderas, pies separados a lo ancho de los hombros, postura erguida y mirada desafiante. Se ha demostrado que sosteniendo una actitud ganadora como la de Súperman durante un par de minutos, libera suficientes oxitocina al torrente sanguíneo lo que permitirá enfrentar cualquier desafío con mayor seguridad en si mismo.

Ejercicio Físico

Practicar ejercicio físico, por mínimo que sea, es fundamental para liberar endorfinas, las hormonas del bienestar, y sentirte relajado y contento.

El ejercicio físico es muy eficaz para contrarrestar la depresión y el estrés. Con lo que consigues menos incidencia de pensamientos negativos y adoptas en forma natural una actitud positiva.

Elige la actividad que más te guste, para que disfrutes al practicarla y sea más fácil ser perseverante. Elije una frecuencia adecuada, lo ideal es practicar el ejercicio físico mínimo unas tres veces por semana. Ojalá lo hagas todos los días.

Revisa y cuida la información que asimilas

Si te das cuenta, los noticieros en la TV, en la prensa y en general la información que circula ampliamente como noticias son catástrofes, delincuencia o cosas en general negativas. Es porque eso es justamente lo que vende.

Cuídate de leer, escuchar, ver este tipo de noticias. Cuando te dejas bombardear por un largo período de tiempo con este tipo de noticias, invariablemente tu subconsciente te hará creer que el mundo es así de negativo.

En mi caso solo veo los titulares de las noticias y filtro aquellas noticias que me parecen más sensacionalistas y/o negativas.

Sé amable

Cuando tú eres amable con los demás, propicias una actitud amable y te perciben de mejor manera, respondiendo a tu amabilidad con más amabilidad. Procura siempre andar con una sonrisa, especialmente cuando interactúas con otra persona.

Siempre que voy a comprar algo, adelanto mi comunicación al vendedor con una sonrisa. Luego con suavidad y amabilidad solicito la ayuda del vendedor para encontrar lo que necesito. Habitualmente consigo lo que quiero y a veces con descuento o con regalo adicional.

Disciplina

Debes ser muy perseverante en mantener tu actitud positiva de manera que se genere un hábito. Para ello es importante la disciplina. Tal vez te cueste al principio, con generosidad cada vez que te encuentres “fallando” y te sientas con actitud negativa, sólo relájate, sonríete a ti mismo/a por “descubrirte” en una pequeña falla y recuérdate a ti mismo/a que estás procurando la conquista de tu ser positivo, vuelve a los consejos que te he dejado más arriba y sigue practicándolos.

Espero que estos consejos sean de utilidad, déjame tus comentarios abajo de este artículo y si tienes consultas o preguntas, no dudes en comunicarte conmigo, estaré encantado de resolver las dudas que puedan surgir en ti.

Carlos Schafer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo Médico

Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl

32-314 0890 / +56 9-8628 1329

info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de

Facebook: @carlos.schafer.ramos

Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad” e inscríbete en mi Blog

 

Las 8 Claves para liberar el estrés laboral

Recientemente revisaba las estadísticas sobre una encuesta efectuada a 2.000 trabajadores en el año 2015. El 82% de ellos manifestaban sentirse con algún grado de estrés y ansiedad frente a sus desafíos laborales. Lo que más me sorprendió es que el 71% de ellos decía no haber buscado ningún tipo de ayuda.

Cada vez más sentimos que estar estresados es normal y como es normal no sentimos que sea necesario hacer algo para solucionarlo.

En este punto quiero detenerme para explicar que existen dos tipos de estrés:

  1. Disestrés: Este es el estrés que se produce cuando experimentamos un evento como amenazante para nuestra integridad física, mental y/o emocional. Al experimentar un evento amenazante se activa el Sistema Nervioso Simpático y prepara todo nuestro ser para Luchar o Huir. Cuando permanecemos mucho tiempo con el Disestrés activo, podríamos generar un estado de estrés crónico en que se afecta seriamente la salud de nuestro cuerpo físico y mental.

  2. Euestrés: Es el estrés que se produce cuando debemos enfrentar un desafío y comúnmente presupone un premio si logramos salir airosos del desafío. Por ejemplo, si queremos cambiarnos de trabajo y postulamos a un nuevo cargo laboral. Como nuestro objetivo es quedarnos con el puesto, con toda seguridad presentaremos síntomas de estrés y ansiedad al momento de presentarnos a la entrevista de evaluación. Sin embargo, a diferencia del anterior, en este caso estaremos estimulados a actuar de la mejor forma, desplegando todas nuestras destrezas y habilidades, porque el premio es quedarse con el puesto.

En este sentido, cuando la ansiedad se une al miedo, corremos peligro de paralizarnos, angustiarnos y deprimirnos. Por el contrario si la ansiedad se une a un estímulo, estaremos motivados y deseosos de conseguir lo que sea. En este estado podríamos trabajar durante horas sin sentir cansancio, ni desgano.

Otro concepto importante es que cada persona es diferente a otra y por lo mismo los niveles de estrés no se pueden estandarizar para todos por igual. Es decir, lo que a una persona le produce estrés a otra probablemente no le cause el mismo nivel de estrés, o incluso podría ser agradable. Un ejemplo es el salto en Benji. Saltar desde una altura a mi en lo personal me produce un estrés máximo y creo que nunca lo haría. Sin embargo, hay un número no despreciable de personas que encuentran estimulante saltar con un elástico amarrado a los pies. Y quizás lo repetirían más de una vez.

Conociendo todo esto, te invito a ti como lector de este blog, que revises en tu vida personal qué cosas son las que te causan estrés, analices qué emoción está involucrada y que busques cómo enfrentar esa emoción aceptándola, usándola adecuadamente. Luego aplica estas ocho claves para ayudarte a reducir los efectos y liberar tu estrés laboral.

1.- Reconocer y Aceptar lo que estás sintiendo

Es fundamental darse cuenta cuando algo nos está incomodando reconociendo la emoción que está subyacente a esa sensación. Si logras identificar la emoción, podrás enfrentarla y tomar acción. Recuerda que los parámetros de medición son unipersonales, por lo que algo que a ti te produce estrés, no necesariamente a tus colegas les afecte de igual forma que a ti. Entonces revisate desde tu interior sin compararte más que contigo mismo y con algún otro evento que hayas sufrido anteriormente.

2.- Enfrentar el miedo

La mayoría de las veces sentimos estrés frente a algo que nos produce miedo. El miedo es una de las emociones más limitantes y que produce mucho disestres. Es fundamental identificar qué cosas te causan miedo y luego aprender a enfrentar ese miedo…con valentía.

Una técnica muy efectiva para enfrentar nuestros miedos es preguntarse “¿Qué es lo peor – peor que puede pasar?

A menudo te darás cuenta que en la realidad lo peor – peor no es tanto como uno lo pensaba.

3.- La respiración es clave

Cuando tenemos un evento que nos produce mucha ansiedad, aplica el patrón de respiración 4×4. Significa que inspiras por la nariz contando mentalmente hasta 4 y luego exhalas también por la nariz contando mentalmente hasta 4. Esta técnica permite reducir cualquier emoción no deseada, pudiendo llevarla a nivel “Cero” en pocos minutos.

4.- Aplicar herramientas de regulación emocional

Las emociones nos provocan cambios en nuestra postura corporal.

Cuando estamos tristes y acongojados por ejemplo, tendemos a encorvarnos ocultando nuestro pecho, como protegiendo nuestro corazón. Cuando estamos alegres, por el contrario, extendemos los brazos y abrimos nuestro pecho en movimiento totalmente al contrario de la emoción anterior.

Así como la emoción causa efectos en nuestro cuerpo, nosotros podemos adoptar una postura corporal e inducir la emoción acorde a la postura que adaptamos.

Una de las posturas más útiles es la del héroe, la misma que muestra Súperman: con los pies separados al mismo ancho de nuestros hombros, coloca tus manos empuñadas en la cintura y luego mira al frente, con actitud desafiante. Después de dos minutos en esta postura, te sentirás muy bien y con más confianza en ti mismo.

Puedes ensayar otras posturas de ganador, observa cómo se mueven las personas que definimos como exitosas; Cómo camina un gerente, el presidente de los Estados Unidos, la persona que tu admiras, etc.

5.- Ejercicio Físico

Hacer ejercicio físico por unos 20 a 30 minutos diarios, permite liberar suficientes endorfinas para hacernos sentir bien. Las endorfinas son las hormonas del bienestar y es muy conveniente que tratemos de “regar” nuestro torrente sanguíneo con esta hormona periódicamente para contrarrestar los efectos del estrés laboral.

6.- Contacto con la naturaleza

En el Hospital de Filadelfia en Estados Unidos, los médicos publicaron en los años 70 un estudio realizado a los pacientes del post operatorio de una cirugía gástrica. Notaron que los pacientes que se ubicaban en una habitación cuyas ventanas daban al muro del edificio contiguo, se recuperaban más lento que los pacientes que estaban en una habitación donde podían observar las copas de los árboles del jardín del hospital.

Si tan solo observando las copas de los árboles a través de la ventana, puede ayudar a la recuperación de un enfermo, imagina qué se puede conseguir si tu te conectas periódicamente con la naturaleza. Te recomiendo que camines descalzo por la arena de la playa o por el pasto, que abraces un árbol, que observes los colores verdes de los arbustos y árboles, escucha el canto de los pajaritos, siente los olores de la naturaleza. En fin, emplea los cinco sentidos para conectarte periódicamente con la naturaleza.

7.- Alimentarse bien.

Tratar de comer cuatro comidas importantes del día a las horas correspondientes, sin saltarte ninguna: Desayuno, almuerzo, merienda de media tarde y cena. Procura comer proteínas, carbohidratos y ensaladas en cantidades adecuadas y en equilibrio lo más perfecto posible. Recurre al apoyo de un profesional en nutrición o asesórate adecuadamente sobre nutrición para ingerir los alimentos en cantidad y calidad adecuados a tu cuerpo físico.

8.- Dormir bien.

Puede parecer más fácil decir que hacer, sin embargo es fundamental que busques por todos los medios, la forma de dormir adecuadamente, durante el tiempo que tu cuerpo necesita descansar. Hay personas que duermen solo 5 horas diarias y funcionan bien. Otros necesitan dormir 7 hrs. o más. Descubre cuántas horas necesitas dormir y procura brindarte ese número de horas de sueño.

A veces aparece el insomnio o en ocasiones quedamos con el “motor en marcha” y nos cuesta bajar las revoluciones para poder quedarnos dormidos, debido a que pensamos y repensamos algún problema o desafío que nos inquieta. Hay un par de “Trucos” que puedo dejarte para que los practiques y te ayudes a bajar las revoluciones mentales:

  • En ocasiones tomar un baño relajante ayuda a bajar las revoluciones de un día agitado y el cuerpo en forma natural se prepara para descansar.

  • Meditación So Ham. La meditación es una excelente herramienta para poder bajar las frecuencias cerebrales y dejarlas en nivel alfa, que es la que adopta nuestro cerebro cuando dormimos. Si no tienes experiencia en meditación, te dejo un Audio Aquí para que practiques la meditación So Ham. Consiste en “Mentalizar” el sonido “Soooooo…” cuando inspiramos por la nariz y luego al exhalar también por la nariz, se mentaliza el sonido “Haaaaaammmm….” se pronuncia como “Jaaaaaaaamm”. Baja este audio y escúchalo en la noche al momento de ir a dormir.

Espero que estos consejos sean de utilidad para ayudarte a disminuir tu estrés y ansiedades.

Déjame tus comentarios abajo de este artículo y si tienes consultas o preguntas, no dudes en comunicarte conmigo, estaré encantado de resolver las dudas que puedan surgir en ti.

Carlos Schafer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo Médico

Coach en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl

32-314 0890 / +56 9-8628 1329

info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de

Facebook: @carlos.schafer.ramos

Instagram: schafer.carlos

¡ ME SIENTO TERRIBLE…

…se me apreta la “guata”, me dan ganas de vomitar, no sé qué me pasa. Siempre me sucede esto, cuando tengo examen en la U, a veces me tengo que devolver del paradero a la casa, mareada y con la cabeza zumbando de dolor, a acostarme y dormir todo el día”

Es lo que me dijo Bernarda (Se han cambiado los nombres y algunas circunstancias para mantener el anonimato), estudiante de segundo año leyes, cuando llegó por primera vez a mi consulta.

Después de la primera sesión con nuestras técnicas de manejo emocional, sus eventos disminuyeron en intensidad. A la segunda sesión conversamos acerca de lo que le pasaba. También tenía dificultades para relacionarse con su papá. Él es un gerente de una importante empresa en el sur y espera que su hija sea la mejor profesional de Chile. Bernarda sufría cada vez que su papá la venía a visitar al departamento, que él le rentaba en Santiago, mientras sacaba sus estudios. El es muy autoritario y ella no sabía cómo explicarle que no le gustaba leyes, la carrera que sus padres le dijeron que estudiara.

Su papá la quiere mucho, es hija única y siempre se ha preocupado de entregarle lo mejor, sin embargo, cuando él le expresaba lo orgulloso que se sentía de ella viéndola como la abogada número uno de Chile, Bernarda callaba y luego buscaba alguna excusa para retirarse a su pieza a llorar en silencio.

A la tercera sesión, sus eventos eran bastante menos frecuentes, ya había aprendido la forma de regular los episodios que le causaban náuseas y dolor de cabeza. Sin embargo, cuando terminó de comprender que lo que le pasaba era que estaba sufriendo de un estrés crónico, producto de haberse reprimido y relegado para darle en el gusto a sus padres y forzarse a estudiar algo que no le gustaba para nada, recién ahí vio una luz al final del túnel.

Con nuestra terapia descubrió que ella no iba a querer menos a sus papás si confrontaba la realidad. Tampoco ellos tenían por qué despreciarla si les decía la verdad. Por lo tanto se puso a trabajar firme en redescubrir su verdadera vocación y a fortalecer su autoestima hasta eliminar por completo los episodios por los que había venido a consultar.

A la cuarta sesión, me contó que ya había hablado con sus dos papás y que se había sentido súper bien mientras les contaba que si seguía en leyes no iba a ser una buena profesional, porque no era su vocación y también fue capaz de decirles a ellos que no le gustaba para nada cuando su mamá la reprendía por que su pieza no estaba lo suficientemente ordenada y que tampoco le gustaba cuando su papá no la dejaba hablar cuando discutían acerca de su futuro.

Fue la última vez que vino a mi consulta.

Este mes supe que Bernarda se había titulado de Ingeniero Civil Industrial y que ya contaba con un contrato de trabajo en la empresa que ella hizo la práctica de quinto año.

Otra historia de éxito que puedo contar es la de Felipe, Ingeniero Civil Informático Gerente de Producción de una empresa telefónica. Una persona que me conoce le dijo que viniera a mi consulta así que concertamos una cita. Cuando llegó, Felipe tenía los ojos rojos y desviaba la vista sin ser capaz de mirarme de frente. Lo invité a sentarse y le pregunté que por qué venía a verme. Al abrir la boca para explicarme rompió en llantos explosivos sin ser capaz de articular ninguna palabra. En ese mismo instante le pedí que hiciera el ejercicio de la secuencia básica de tapping (la puedes revisar en este video: https://youtu.be/FXsF251zluE ). A la primera ronda de tapping dejó de llorar y cuando completamos la tercera ya estaba más sereno.

Felipe me contó que de la nada empezó a tener crisis de pánico y sensación de que se iba a morir, dándole unas ganas de llorar que no podría resistir. De hecho se lo pasaba llorando todo el día.

Estaba con licencia médica y tomando psicotrópicos para poder calmar y manejar su depresión.

Le pregunté cuales eran las sensaciones que tenía, qué sentimientos le estaban provocando esa angustia y ganas de llorar. Pudimos conformar un listado de sensaciones entre las cuales estaban Sentirse confundido y perdido, Ansioso, Hiperkinesis (De hecho no podía estar tranquilo sentado), angustia, pena, rabia, enojado consigo mismo y otras más.

Con la técnica del tapping fuimos abordando una a una cada una de esas sensaciones y neutralizándolas hasta que sus efectos eran cero. Cuando manejamos la rabia consigo mismo, al momento de hacer la última secuencia cuando ya estaba llegando a cero con la sensación desagradable, empezó a reir a más no poder, terminando de hacer tapping muerto de la risa. Esta es una reacción absolutamente normal en la persona que siente que ha descargado un gran peso y se siente libre emocionalmente hablando.

Al cabo de la tercera sesión, Felipe se sentía tan bien que pudo volver a trabajar y después de la cuarta sesión ya no fue necesario citarlo más.

Ahora Felipe se encuentra en Alemania, cumpliendo un sueño que anhelaba cumplir desde que era adolescente.

Estos son dos ejemplos de lo que hemos podido hacer en ayuda de quienes se sienten atrapados en emociones limitantes y absorbente.

Muchas de estas emociones nacen de traumas y conflictos que se sufren cuando niños o adolescentes y marcan el resto de la vida, hasta que la persona es capaz de enfrentarlo y aprender los recursos necesarios para regularlas y salir adelante, forjándose un nuevo futuro, gozando y disfrutando plenamente de la libertad emocional.

Puedes revisar otros testimonios en el siguiente enlace: “Coaching Emocional”

Tu vida laboral y el estrés

En marzo de 2015 escribí un artículo acerca del trabajo y el estrés (El trabajo, trabajo, trabajo…Parte1), donde señalaba lo trabajólico que somos en los Chilenos. Según la OCDE nos situamos en el cuarto lugar entre los países con mayor número de horas trabajadas al año. Esto es en forma nominal porque si calculamos bien, al efectuar la conversión a horas de trabajo al día, nos da un promedio de 8,5 hrs. diarias. Mmmmmm…. Todos sabemos que, dependiendo del cargo y de las responsabilidades, muchas veces nos quedamos más de 8,5 horas en el lugar de nuestro trabajo ¿o no?

En el mismo artículo que mencioné en le párrafo de arriba, señalo que el hecho que nos identifiquemos con la frase “Yo valgo en la medida de lo que hago en mi trabajo”, nos hace convertirnos en “esclavos” de nuestro trabajo. Definimos que mientras más cosas hago, mientras más responsabilidades tomo, mientras más horas le dedico a trabajar, los jefes me verán con mejores ojos y seré más exitoso.

Está bien que hagamos un buen trabajo y que seamos lo más perfecto que podamos, también está bien que asumamos responsabilidades, las más que podamos, sin embargo, debemos ser “orgánicos” en nuestra actividad laboral. Podemos asumir todas las responsabilidades que queramos, siempre y cuando no afecte nuestra vida personal y nuestra relación con la familia y nuestros amigos. Debemos cumplir con las horas de trabajos establecidas por ley, sin embargo, también debemos ser estrictos con nuestros tiempos de descanso y diversión.

De lo contrario nos contagiaremos del mal de nuestro tiempo: “El Estrés”, con todas las consecuencias que implican afectando nuestra salud.

En mi gestión como terapeuta y coach en regulación emocional, he preparado varios talleres, seminarios y presentaciones que hablan del estrés y de cómo poder reducirlo, conquistando una vida más relajada y de mejor disfrute. Como veo que este tema es de mucho interés y como una manera de poder ayudar a más personas, he escrito un libro con el tema que se llama “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad”.

Si te interesa este tema, te invito a que bajes mi eBook pinchando en el siguiente enlace:

<<< “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad >>>

Este libro es una guía práctica que te ayudará, no solo a reducir el estrés y sus efectos nocivos, sino que te permitirá dar tus primeros pasos hacia la conquista de tus emociones.

Te espero en mi eBook.

La Libertad Emocional

¿Has dormido alguna vez con un tigre?
Qué pensarías si por la mañana te despiertas rodeado de una manadgoodwp-com-17730a de tigres.

¿Cómo te sentirías? Estarías cómoda/o y relajada/o? ó…
Más bien estarías asustada/o y nerviosa/o?

Cuando preguntamos esto en la presentación de uno de nuestros talleres, hubo respuestas de las más diversas. Unos definitivamente ni por nada estarían junto a un tigre, otros dijeron sentirse contentísimos de poder tocar y “dormir” con uno de esos felinos.

Cualquibocatigre1era sea tu emoción frente a esta pregunta, esta será idéntica a la emoción que sientes cuando te enfrentas a tus desafíos personales (Por decisión propia me refiero como “Desafíos” a lo que la gente comúnmente llama “Problemas”, es más motivador).
Te aseguro que más de alguna vez estuviste durmiendo con un tigre o “Despertaste” rodeado de ellos. Cada vez que te ha costado quedarte dormida/o en la noche o despiertas preocupada/o por una deuda, un compromiso o un examen que debes rendir, o alguna otra situación, estás conviviendo con tus tigres. De ti depende que esos “Tigres” no te coman. Si, depende de tí, no de ellos.
Te estarás preguntando “…Pero Cóooomoooo …!

Verás, nosotros tenemos una parte de nuestro cerebro preocupada precisamente de las emociones. Es el Sistema Límbico. Cada vez que recibimos un estímulo externo, el sistema límbico prepara nuestro cuerpo para reaccionar adecuadamente.

Cuándo sentimos:

Alegría
Serenidad
Calma
Tranquilidad

Experimentamos Emociones de Alta Frecuencia. Gran Energía constructiva

Por el contrario, las emociones como

Tristeza
Miedo
Rabia
Angustia

Son emociones de Baja Frecuencia, altamente autodestructiva.

Todos deberíamos huir lo mas rápido que podamos de estas últimas y tratar de mantenernos el mayor tiempo posible en las emociones de alta frecuencia. Es más las emociones de baja frecuencia no debieran durar más que 3 minutos, ojalá no duren más de tres segundo.

¿Se puede lograr esto?
Pero claro que sí. Se logra con un entrenamiento adecuado y perseverante.

No importa en la condición que te encuentres ahora, ni tampoco depende lo mucho que te asuste convivir con tus tigres (Tus Desafíos), con entrenamiento serás capaz de dominar tus miedos y domesticar todos los tigres que se pongan adelante en tu camino y elegir la emoción que en cada momento y en cada circunstancia tu desees vivir.

¿Te interesa?

Sigue este Link para mayores detalles, pero revisa Ahora…. queda poco tiempo para que comencemos con nuestro próximo taller este jueves 13 de Agosto de 2015. El valor de inversión por cuatro semanas de entrenamiento es equivalente a una sola sesión, no te pierdas esta oportunidad. Revisa los detalles Aquí.

Cuadrantes de Covey

LA EFICIENCIA EN EL TRABAJO

Los Cuadrantes de Stephen CoveyEn un artículo anterior tituladoEl trabajo, trabajo, trabajo….(Parte I)”, explicaba el término “Si, Pero…”, reflexionando sobre la importancia de aceptar la cantidad de trabajo que realmente se puede enfrentar y gestionar.

Hoy quiero comentar como complemento a ese artículo anterior, los Cuadrantes de Stephen Covey.

Stephen Covey autor del famoso libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, explica en él que todas nuestras actividades podemos encasillarlas en cuatro cuadrantes organizados según su importancia y prioridad.

Las actividades del cuadrante I, son importantes y urgentes, se deben atender de inmediato. Son las tareas comúnmente denominadas como “Incendios”.

Las actividades del Cuadrante II, son importantes pero no urgentes. Se pueden atender con tranquilidad, sin embargo es fundamental atenderlas a tiempo para que no pasen al cuadrante I y se conviertan en “Incendios”.

Las tareas del Cuadrante III, son urgentes pero No Importantes. Corresponden a interrupciones triviales, que se deben atender por su grado de urgencia pero realmente no son de gran importancia. Ejemplos de estas son las llamadas telefónicas que se reciben de improviso, o tareas que surgen de eventos inmediatos. En lo posible tratar de prever el surgimiento de estos eventos y delegarlas lo más posible; como por ejemplo, que la secretaria filtre el tipo de llamadas que entren a la oficina.

El Cuadrante IV, reúne a las actividades realmente No Importantes y No Urgentes. Son pérdidas de tiempo, como por ejemplo llamadas telefónicas triviales innecesariamente largas o el excesivo uso de las redes sociales. Las actividades de este cuadrante deben ser evitadas al máximo.

Espero con este artículo, querido lector, invitarlo a usted para que descubra cómo clasificar correctamente sus tareas y quehaceres, especialmente las del trabajo y conseguir organizarse adecuadamente, para ser más eficiente, aprovechando al máximo su tiempo.

____________________________________________________________________

Carlos Schafer Ramos
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Discípulo del Dr. Goiz
Coach en Control Emocional
info@ImanesQueSanan.cl
32-312 4041 / 8-628 1329
www.facebook.com/biomagnetismovina

El Trabajo (Parte II)

DIEZ CONSEJOS PARA CONTROLAR EL ESTRÉS

En mi artículo anterior (El Trabajo Parte I) hablamos acerca de lo estresado que podemos estar cuando nos dejamos llevar por la relajacionvorágine de la actividad laboral y los beneficios que tendría reducir las horas que le dedicamos al trabajo.

Recibí varios comentarios, curiosamente  la mayoría de personas que estaban SIN trabajo. Qué ellos estaban en una condición contraria a la del “Trabajólico” que mencioné en dicho artículo.

Sin embargo, pienso que ambos tipos de personas, los que trabajan y son trabajólicos y aquellos que por alguna razón perdieron su trabajo y se encuentran cesantes, comparten una cosa: El Estrés.

¿Y qué es el Estrés?

Los expertos lo definen como la respuesta que tenemos frente a algún evento que amenaza nuestra integridad.

En la prehistoria, el hombre debía salir a cazar para alimentarse. Al hacerlo enfrentaba varios peligros, entre los cuales estaban el Tigre Dientes de Sable, Los Mamuts y otros.

Nuestro cerebro es una máquina de detectar condiciones de peligro, así que al detectar la amenza de un tigre, el hombre prehistórico se prepara fisiológica y mentalmente para Luchas o Huir y actúa en consecuencia.

Actualmente en la ciudad no tenemos Tigres ni Mamuts, sin embargo, existen múltiples amenzasas que “atentan” contra nuestra existencia: Miedo a perder el trabajo, Miedo a no encontrar trabajo, miedo a no hacerlo bien o que no validen lo que yo hago, etc.

La gran diferencia, en los tiempos modernos, es que podemos tener múltiples amenazas que nos atacan diariamente y cuando sentimos que se rebalsa nuestro cerebro y nos sentimos sin control, aparece el estrés crónico, que nos enferma.

Para que haya estrés, la neurocientífica Sonia Lupien, señala que basta que se cumpla una sola de las siguientes cuatro características de las situaciones que causan estrés:

  1. Es novedoso. Lo que nos está pasando es una situación nueva
  2. Es impredecible. No podemos predecir qué pasará con esta situación o en qué momento aparecerá
  3. Tener sensación de descontrol. Es decir quedamos con la sensación que no controlamos esta situación.
  4. Es una amenaza para la personalidad, como cuando alguien cuestiona nuestra capacidad de desempeñar una determinada tarea.

No hace falta que estén las cuatro, solo una basta para que sintamos estrés. Mientras más de estas características tenga una situación, más estresante se percibe.

¿Qué podemos hacer frente a estas situaciones que se escapan a nuestro control y las experimentamos como amenazantes?

Lo primero es tomar conciencia y reconocer qué es lo que nos provoca el estrés. Lo segundo, es preparar un plan de acción.

Cuando el cerebro percibe una situación de peligro, ordena la liberación de cortizol, que es la hormona del estrés, para liberar energía y permitir enfrentar dicha situación.

Si la situación estresante permanece activa mucho tiempo, se generan efectos nocivos en el organismo, poniéndonos más irritable, más cansados, agotados y con una sensibilidad extrema, que nos hace sobrereaccionar frente a estímulos por muy pequeños que sean.

Existe otras hormonas que inhiben el efecto del cortizol como las endorfinas y la oxitocina. Estas se liberan cuando hacemos ejercicios o cuando nos encontramos en un ambiente relajado y de diversión.

Por esto, además de la recomendación de enfrentar el estrés, reconocerlo y tomar acciones generando un plan B, podemos recomendar algunas de las siguientes actividades:

  1. Meditación: La meditación periódica es una excelente forma de centrarse en uno mismo, relajar las ansiedades y tomar control de las situaciones cotidianas. (Descargar Meditación So Ham de regalo AQUÍ)
  2. Ejercicio Físico. Las actividades como caminata rápida, trote o ir al gimnasio, permite reducir la cantidad de cortizol en la sangre y liberar endorfinas, la hormona del “Bienestar”
  3. Contacto con la Naturaleza. Lo ideal es poder tomarse el tiempo de pasear admirando la naturaleza en toda su maravillosa y magnífica extensión. Nos conecta, nos enraiza y eso nos da mayor seguridad.
  4. Descanso. Debemos asegurar las horas mínimas de sueño que nos permite andar bien
  5. Ejercicios de respiración. Cuando estemos sufriendo ansiedad o sintamos que aparecen emociones de baja frecuencia (como el miedo, bajoneo o depresión), oxigenarnos bien permite volver al control. Abajo encontrarás el enlace para Escuchar o bajar dos de mis Ejercicios de Respiración muy útiles y que enseño en mis terapias: 

    Box-4x4

    Box-Relajacion

     

  6. La Risa. Cuando reímos liberamos oxitocina, la hormona que nos da confianza en nosotros mismo y reduce el miedo social.
  7. Comida saludable, rica en vitaminas A, C, E y Magnesio. Además asegurarse de distribuir y respetar las horas de comida a lo largo del día. No saltarse ninguna y tampoco comer mucho en una sola comida al día.
  8. Pasatiempo. Leer, conversar con un amigo(a), ir al cine, al teatro, realizar manualidades.
  9. Conseguir que el Ambiente Laboral sea armonizado. Buena iluminación, lugar de trabajo ordenado, en lo posible con plantas verdes naturales.
  10. Caricias y masajes. Se ha comprobado científicamente, que las caricias del ser amado provocan suficiente liberación de oxitocina, para disminuir considerablemente la respuesta estresante ante alguna situación determinada. Los masajes de relajación y masoterapeuticos además tiene la ventaja de eliminar contracturas y aliviar dolores musculares, provocados por un estrés excesivo.

 

____________________________________________________________________

Carlos Schafer Ramos
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Discípulo del Dr. Goiz
Coach en Control Emocional
info@ImanesQueSanan.cl
32-312 4041 / 8-628 1329
www.facebook.com/biomagnetismovina

 

 

EL MIEDO

¿Qué es el miedo?

Miedo ¿Real o Imaginario?

Miedo ¿Real o Imaginario?

Es una emoción primaria presente en todos los animales y por ende también presente en nosotros los humanos.
El miedo surge naturalmente cada vez que percibimos un peligro y busca protegernos y preservar nuestra vida. Biológicamente hablando el miedo es un mecanismo de defensa que permite al individuo responder con eficiencia frente a una amenaza ya sea enfrentándola o huyendo de ella.En la prehistoria cuando el hombre salía a cazar su comida, debía enfrentar muchos peligros como el ataque del Tigre Dientes de Sable o enfrentar de forma segura a un Mamut para comer después su carne.

En la actualidad, especialmente en la ciudad donde vivimos, no debemos luchar contra los tigres o enfrentarnos a un mamut, sin embargo, otros son los estímulos que nos generan miedo.
Ese miedo es el que nos ayuda a cuidarnos de no andar solos tan tarde de noche, especialmente en zonas que se sabe son “peligrosas” por los asaltos. El miedo nos ayuda a ser prudentes al cruzar una calle congestionada de vehículos o a ser prudentes al borde del balcón en la azotea de un edificio para evitar caernos al vacío.

Si bien es cierto que enfrentamos peligros reales en la vida cotidiana, también podemos “enfrentar” peligro No Reales.
Nosotros los humanos tenemos la facultad de poder imaginar cosas. Esa imaginación que puede ayudarnos a proyectar nuestro futuro y diseñar grandes obras maestras, también puede servir para “crearnos” peligro inexistentes.
Y ahí empiezan a surgir los miedos imaginarios o no reales, muchos de los cuales solo quedan en nuestra mente y probablemente nunca se materializarán, pero nuestra mente los percibimos como reales.
El miedo a enfermarnos por ejemplo. Podemos estar sanos completamente, pero nos perturba tan solo pensar que podríamos enfermar en algún momento y eso no nos permite disfrutar de la gracia de estar sanos.
Algunos de los miedos que existen en la actualidad:
A la miseria (Cesantía)
Al otro (Fobia social)
A las epidemias (Sida, Virus N1H1, Ebola…)
A la Violencia (Terrorismo)
Al futuro (Ansiedad)
A la Muerte (Hipocondría)
Al Dolor (Algofobia)
Al Castigo (Conformismo)
A la Soledad (toxicomanías, alcohol)
A la incomprensión (Aislamiento)
A lo desconocido (Ansiedad)

Físicamente cuando estamos con miedo, se producen una serie de cambios en el cuerpo que nos preparan para enfrentar el “peligro” que se percibe. Esos cambios consisten en generar una gran cantidad de neurotransmisores, verdadero cóctel hormonal, que es transportado por la sangre a cada una de las células de nuestro cuerpo.
Como parte del proceso, el sistema inmunológico disminuye su eficiencia y quedamos a la merced de patógenos oportunistas.

Vital es que aprendamos a enfrentar nuestros miedos, no eliminarlos, ya que como se expresó más arriba, el miedo es una emoción (igual que todas las demás) muy importante. Al aprender a enfrentar nuestros miedos podremos discriminar qué tan real es y de esa manera poder controlar todos los efectos adversos derivado, que en definitiva son la causa de la mayoría de nuestras enfermedades.

Conociendo lo que acabas de leer podrás tomar conciencia y aprender a dominar muchos de los miedos que surgen en tu vida. Sin embargo, podrían haber miedos o traumas más profundos que requieran de un apoyo adicional, como un Coaching en Control Emocional. Si ese es tu caso puedes conocer nuestras terapias y Procesos de Coaching Aquí (http://www.imanesquesanan.cl/quien-soy)

Preguntanos y aclara todas tus dudas enviándonos un e-mail a schafer@ImanesQueSanan.cl

Carlos Schafer R.
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Coach en Control Emocional
schafer@ImanesQueSanan.cl
8-628 1329

Biomagnetismo Médico

ImanesQueSanan

Tan sólo hace 26 años atrás nació una nueva técnica, que permite sanar a las personas usando pares de imanes de polaridad opuesta.

Los imanes se han estado usando desde hace siglos para sanar distintas dolencias. El campo magnetico negativo (Polo Norte), permite disminuir los dolores y el campo magnético positivo (Polo Sur) es muy útil en la cicatrización de heridas y reactivando movilidad de músculos.

Sin embargo en el año 1988 un médico Mexicano, el Dr. Isaac Goiz Durán, hace un aporte fantástico a esta técnica: Descubre el Par Biomagnético (Término patentado por él), desarrollando y perfeccionando hasta el día de hoy lo que se conoce como terapia del Biomagnetismo Médico (Término también patentado a su nombre).

Con el Par Biomagnético es posible descubrir y desactivar cualquier patógeno causante de enfermedades, ya sea virus, bacteria, hongo o parásito, logrando la recuperación de las personas enfermas en forma rápida y segura.

El gran aporte del Dr. Goiz ha sido descubrir que, usando dos imanes y colocándolos en puntos específicos en el cuerpo de acuerdo al tipo de patógeno causante de la enfermedad, es posible desactivarlo y lograr en algunos casos la recuperación de la persona afectada desde el primer día de aplicación de la terapia.

Salvo en pocas excepciones, esta terapia es totalmente compatible con la medicina tradicional, potenciando la recuperación de la persona enferma ayudando a que el tratamiento de recuperación sea más corto.

Desde hace 7 años que soy terapeuta en Biomagnetismo Médico y en Bioenergética Médica. Durante todo este tiempo he podido constatar cómo las personas que han venido a mi consulta experimentan alivio, algunas casi al instante, otras perciben la reducción de sus síntomas lentamente a lo largo de las dos o tres sesiones que dura un tratamiento estándar con esta técnica.

Dolores de cabeza, problemas de acidez estomacal, dolores articulares, molestias en la espalda, resfriados rebeldes que perduran por semanas e incluso meses, alergias cutáneas y respiratorias, niños con hiperactividad, déficit atencional, problemas del sistema digestivo, síntomas de decaimiento, son algunas de las afecciones que nos ha tocado tratar con resultados sorprendentes.

Puedes revisar algunos testimonios aquí.

Para consultar si tu afección puede ser tratada con esta terapia, contáctanos por e-mail aquí: schafer@imanesquesanan.cl o bien llámanos al celular 7-198 4188 o al 32-312 4041.

Atendemos en Viña del Mar y La Ligua, en la Región de Valparaíso. También atendemos en Providencia, Santiago.

 Mas información en nuestra página oficial Aquí

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/biomagnetismovina