Cómo ser feliz y saludable por más tiempo

Si le preguntáramos a un grupo de jóvenes (Milennials) qué creen que se necesita para ser feliz, probablemente la respuesta sería:

1) Tener mucho dinero

2) Llegar a ser famoso

El mensaje general que hemos recibido desde pequeños es que debemos trabajar mucho y duro para así ganar mucho dinero y sentirnos más felices.

¿Y si te pregunto a ti que necesitas para ser feliz?

¿Qué me responderías?

¿Estás de acuerdo con estas respuestas de más arriba?

¿Qué es lo que verdaderamente nos hace ser feliz?

A lo largo de una vida, nos enfrentamos a una gran cantidad de eventos y la mayoría requiere la toma de decisiones. Decisiones que de una forma u otra condicionan el desarrollo posterior de los hechos.

Qué decisiones son las correctas? Cómo saber a priori si una decisión será mejor o peor que otra?

Estudio de Desarrollo de Adultos de Harvard

En el año 2013, Robert Waldinger realizó una conferencia TED en su calidad de Director del Estudio de Desarrollo de Adultos de Harvard.

Es un estudio único en su tipo. A lo largo de más de 75 años han estudiado la vida de 724 personas desde su adolescencia hasta la adultez.

Ahora son alrededor de 60 los que sobreviven y siguen dentro del estudio. La mayoría de ellos tiene alrededor de 90 años.

Al realizar este estudio han podido recoger mucha información relacionada con el comportamiento y la calidad de vida de cada una de estas personas.

Aprendizajes obtenidos

Durante todos esos años de investigación, recopilación de exámenes médicos, respuestas a preguntas y encuestas, antecedentes familiares, han podido reunir una base de información lo suficientemente importante para sacar algunos aprendizajes.

Entre las aprendizajes más importantes obtenidos son justamente la medición de la calidad de vida y el grado de felicidad alcanzada por estas personas a lo largo de su vida.

Curiosamente en los aprendizajes no aparece nada relacionado con la cantidad de dinero ganado, el grado de popularidad o fama del investigado ni la relación con el trabajo duro y exigente que han realizado.

La conclusión más importante es:

Las buenas relaciones nos hacen más felices y saludables.”

Waldinger menciona en su presentación que hay tres cosas fundamentales que han aprendido acerca de las Relaciones Personales:

1) Las conexiones sociales nos hacen bien; la soledad mata:

Aquellos que tienen más vínculos sociales con sus familiares, amigos y comunidad, son más felices, tienen mucho mejor salud y viven más que las personas que tienen menos vínculos.

Las personas que se sienten más aisladas de lo que quisieran de las demás personas, son menos felices, tienen más recaídas de salud a lo largo de su vida.

Sus funciones cerebrales decaen más precipitadamente y viven menos que las personas que no están solas.

En el estudio quisieron determinar qué condición de las personas medidas a los cincuenta año, podría determinar una buena salud y mejor bienestar a los ochenta.

Al analizar la información recopilada con los exámenes médicos del grupo estudiado, pudieron darse cuenta que no era el índice de colesterol o la glicemia medida, si no que era mucho más importante el grado de satisfacción que tenían en sus relaciones personales a los cincuenta años de edad.

Es decir, aquellos que a los 50 años de edad se sentían satisfechos y felices en sus relaciones interpersonales, especialmente con sus seres más cercanos, gozaban de mejor salud y mayor bienestar a los 80 años.

Quise ver cómo andamos en Chile con este índice y encontré un estudio realizado por la Pontifica Universidad Católica en el año 2016.

El estudio de la PUC determinó que 1 de cada 3 chilenos siente que a menudo o a veces le falta compañía. Es un escenario de por sí ya preocupante.

2) No importa la cantidad si no la calidad de las relaciones más cercanas

Lo realmente importante no es la cantidad de “amigos” o conexiones sociales que tenemos. Podemos estar en medio de una multitud de personas e igual sentirnos solos.

Por eso el estudio de Waldinger menciona que lo más importante es la calidad de las relaciones más cercanas.

Vivir en medio del conflicto resulta ser muy malo para la salud.

Las malas relaciones de pareja en un matrimonio, resultan ser muy contraproducente y afectan directamente a la salud física. Tal vez más contraproducente que el mismo divorcio.

Por otro lado, las buenas relaciones de pareja pareciera ser que amortiguan algunos “achaques de viejos”.

Los hombres y mujeres que viven relaciones de pareja felices informaron que en sus momentos de mayor dolor físico seguían siendo felices.

En cambio las personas que vivían relaciones de pareja no felices cuando experimentaban días de más dolor físico, este se veía magnificado a causa del dolor emocional.

3) Las buenas relaciones protegen el cerebro

Estar en una relación de apego seguro no tan solo protege al cuerpo sino que también ayuda a proteger el cerebro.

Aquellas personas que han tenido relaciones felices durante su vida y a los 80 años sienten que pueden contar con la otra en caso de necesidad, sus recuerdos permanecen más nítidos por más tiempo.

Las personas que están en relaciones en que sienten que no pueden contar con el apoyo de la otra, pierden la memoria antes.

Ahora las relaciones no necesariamente deben ser armoniosas todo el tiempo.

Algunas parejas de octogenarios del estudio pueden tener discusiones, sin embargo, en tanto sintieran que cuentan con el apoyo de la otra en momentos difíciles, esas peleas no quedaban en sus recuerdos.

Mensajes de este estudio

A modo de conclusión Waldinger menciona algunos mensajes que se pueden deducir de toda la investigación que han estado realizando en este maravilloso estudio.

  • Hay que pasar más tiempo con personas más que mirando pantallas

  • Modificar una relación que no va bien haciendo algo nuevo juntos como compartir largas caminatas o tener citas nocturnas.

  • Acercarnos a ese familiar con el que no nos hemos visto en años, porque las discusiones familiares, cualquiera sean, dejan rencores guardados que hacen mucho daño.

Finalmente podemos decir que “La buena vida se construye con buenas relaciones”

Fuentes:

1) TEDxBeaconStreet, ideas worth spreading

2) iv Encuesta de calidad de Vida en la vejez, realizado por la PUCV y la Caja LosAndes


Carlos Schafer Ramos
   Terapeuta en Biomagnetismo Médico
   Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl
32-314 0890 / +56 9-8628 1329
info@ImanesQueSanan.cl
Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de
    Facebook: @carlos.schafer.ramos
    Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito

“5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad”
https://eBook.imanesquesanan.cl

Biomagnetismo Médico

ImanesQueSanan

Tan sólo hace 26 años atrás nació una nueva técnica, que permite sanar a las personas usando pares de imanes de polaridad opuesta.

Los imanes se han estado usando desde hace siglos para sanar distintas dolencias. El campo magnetico negativo (Polo Norte), permite disminuir los dolores y el campo magnético positivo (Polo Sur) es muy útil en la cicatrización de heridas y reactivando movilidad de músculos.

Sin embargo en el año 1988 un médico Mexicano, el Dr. Isaac Goiz Durán, hace un aporte fantástico a esta técnica: Descubre el Par Biomagnético (Término patentado por él), desarrollando y perfeccionando hasta el día de hoy lo que se conoce como terapia del Biomagnetismo Médico (Término también patentado a su nombre).

Con el Par Biomagnético es posible descubrir y desactivar cualquier patógeno causante de enfermedades, ya sea virus, bacteria, hongo o parásito, logrando la recuperación de las personas enfermas en forma rápida y segura.

El gran aporte del Dr. Goiz ha sido descubrir que, usando dos imanes y colocándolos en puntos específicos en el cuerpo de acuerdo al tipo de patógeno causante de la enfermedad, es posible desactivarlo y lograr en algunos casos la recuperación de la persona afectada desde el primer día de aplicación de la terapia.

Salvo en pocas excepciones, esta terapia es totalmente compatible con la medicina tradicional, potenciando la recuperación de la persona enferma ayudando a que el tratamiento de recuperación sea más corto.

Desde hace 7 años que soy terapeuta en Biomagnetismo Médico y en Bioenergética Médica. Durante todo este tiempo he podido constatar cómo las personas que han venido a mi consulta experimentan alivio, algunas casi al instante, otras perciben la reducción de sus síntomas lentamente a lo largo de las dos o tres sesiones que dura un tratamiento estándar con esta técnica.

Dolores de cabeza, problemas de acidez estomacal, dolores articulares, molestias en la espalda, resfriados rebeldes que perduran por semanas e incluso meses, alergias cutáneas y respiratorias, niños con hiperactividad, déficit atencional, problemas del sistema digestivo, síntomas de decaimiento, son algunas de las afecciones que nos ha tocado tratar con resultados sorprendentes.

Puedes revisar algunos testimonios aquí.

Para consultar si tu afección puede ser tratada con esta terapia, contáctanos por e-mail aquí: schafer@imanesquesanan.cl o bien llámanos al celular 7-198 4188 o al 32-312 4041.

Atendemos en Viña del Mar y La Ligua, en la Región de Valparaíso. También atendemos en Providencia, Santiago.

 Mas información en nuestra página oficial Aquí

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/biomagnetismovina

 

 

SUÉLTALO Y DÉJALO IR

PensandoUna Gran parte de nuestro tiempo la pasamos “observando” nuestros propios pensamientos.

Se estima que  podemos llegar a tener entre 50 mil a 70 mil pensamientos por día.

Esa es una cifra enorme; podemos comprender qué pasa con uno mismo si en un alto porcentaje los pensamientos son del tipo:

  • Tengo examen de Biología y creo que me faltó estudiar algo, así que me va a ir muy mal
  • ¡Uf! Que estoy gordo
  • Ayer pude haberle dicho otra cosa al jefe, ahora va a pensar que no soy tan bueno en el trabajo
  • ¡Ooooh! , no me saludó, seguro que está enojado conmigo.

Cada uno de nosotros se ha tenido que enfrentar a este tipo de pensamientos que nos predisponen y afectan en forma negativa nuestro ánimo.

Por supuesto podemos tener pensamientos que nos levantan el ánimo y nos hacen sentir bien como por ejemplo:

  • Bien, me saqué un 100% en el examen, sabía que me iba a ir bien.
  • Qué maravilloso día soleado, es un día fantástico para encontrarme con mi novia
  • Hoy estoy de buen ánimo voy a hacer algo que me gusta mucho

Sin embargo, a no ser que uno lo haya trabajado bien y sea una persona que se siente realmente bien consigo misma, normalmente la tendencia va en la dirección de tener una gran cantidad de pensamientos de desánimo como por ejemplo: “te va a ir mal”, “Eres muy limitado”, “Mejor no tomes esa decisión te va a ir mal”

Pero, ¿podemos dejar de tener pensamientos?

La verdad es que nunca dejaremos de tener pensamientos. No sería complicado si solo tuviéramos pensamientos positivos que nos levantaran el ánimo. La dificultad se presenta cuando tenemos más pensamientos negativos que positivos.

Frente a esto qué podemos hacer?

Recientemente escuché a Ali Campbell, Licenciado Británico, Master en Programación Neurolinguistica, quien se refería justo a este tema de los pensamientos. Ali propone primero tomar conciencia que nuestros pensamientos no somos nosotros. Es decir, contrario a lo que comúnmente creemos, nosotros estamos disociados de nuestros pensamientos. Es como que si tú fueras al cine y vieras una película de terror. Las imágenes en la pantalla serían tus pensamientos. Pero tú en realidad eres la persona que está sentada en la butaca viendo esa película.

Las imágenes de la película pueden impresionarte y causarte miedo, pero en realidad es solo una película, esas imágenes no son reales. Tu verdadero ser es el que las está observando y el que está teniendo esas emociones.

La idea es primero comprender esta gran verdad, tus pensamientos no son tú. Asimilando eso, puedes aprender a separarte de ellos. ¿Cómo?

El mismo Ali Campbell sugiere que realicemos diariamente un ejercicio de cinco minutos, bastan solo 5 minutos. En un lugar tranquilo, donde podamos estar sin que nos molesten o perturben, programa un cronometro para que suene a los 5 minutos. Así no tienes que preocuparte de cuánto tiempo ha pasado o cuánto tiempo te falta.

No es necesario que sea un lugar “demasiado” tranquilo, basta que sea un lugar donde tu puedas cerrar tus ojos y concentrarte en tus pensamientos. Una vez que ya estás listo, relajas tu cuerpo lo más que puedas, haces un par de respiraciones y dejas que fluyan tus pensamientos. Deja que pasen por tu mente uno a uno. Toma conciencia del primer pensamiento, reconócelo y luego déjalo ir. No te involucres con ese pensamiento.

Involucrarse con un pensamiento sería dejar que él te domine y guíe la sucesión de sensaciones e ideas siguientes asociadas a ese pensamiento. Por ejemplo, Podrías pensar en que debes hablar con tu jefe para analizar tu evaluación de desempeño profesional en tu trabajo; especialmente quieres hablar sobre ese ítem en que fuiste evaluado con un puntaje muy por debajo de lo que crees justo según tu desempeño real. Dejarte llevar por ese pensamiento sería que te involucraras con él y empezaras a planificar cómo enfrentar a tu jefe. Qué podrías decirle y que no. Podrías continuar analizando que dirías en caso que él te rebatiera y argumentara una situación pasada sobre ese mismo ítem, etc…

En cuanto aparezca un pensamiento en tu mente solo reconócelo y déjalo ir. Si sientes que te estás desviando del ejercicio y comienzas a involucrarte con el pensamiento, no te preocupes, simplemente suéltalo y déjalo ir, preparándote para recibir otro pensamiento que después de reconocerlo, lo dejas ir también.

NubesEnElCielo

Imagina que tus pensamientos son como las nubes en el cielo. No tienes ninguna posibilidad de “retener” una nube, simplemente la puedes observar y ver como se aleja.

En el marco de este ejercicio cuando aparezca un pensamiento (“nube”), reconócelo, toma conciencia de él y luego déjalo ir. Si sientes que te estás desviando del ejercicio y comienzas a involucrarte con el pensamiento, no te preocupes, simplemente suéltalo y déjalo ir.

Luego vendrá otro pensamiento, reconócelo y déjalo ir, preparándote para el otro pensamiento que venga.

Pasado un tiempo podrás adquirir tal habilidad que, en la vida cotidiana cuando te sorprendas involucrándote con un pensamiento no deseado, rápidamente serás capaz de soltarlo y dejarlo ir, evitando que provoque sensaciones no deseadas en ti.Podrás hacerlo en tu trabajo, mientras conduces tu automóvil o escuchando a alguien que te conversa sobre algo.

Nuestro Mundo es una Aldea

Aldea Global

Aldea Global

En los tiempos que vivimos, las comunicaciones fluyen tan rápido que desde hace ya mucho tiempo que hablamos de nuestro mundo como “una gran aldea”.

Hoy es posible conocer las noticias relevantes al otro lado del mundo en solo minutos. Un botón de muestra: La noticia, incluidas fotografías y videos, sobre las explosiones durante el desarrollo de la tradicional maratón de Boston, conmocionaron al mundo entero a los pocos minutos de ocurrido.

Otro ejemplo, ningún país católico en el mundo estuvo ausente en los preparativos y desarrollo del cónclave que eligió al actual Papa Francisco en el Vaticano. Las imágenes se podían ver en directo desde esa parte del mundo.

Y sin ir más atrás esta semana se pudo ver en directo por televisión a Neymar da Silva, jugador de fútbol Brasileño, dando una conferencia en España, en su presentación oficial como nuevo jugador por el Club Barcelona.

Prácticamente ninguna noticia importante, demora mucho en ser conocida en todo el orbe. Digamos que en minutos, las redes sociales o las redes de comunicación tradicionales, se encargan de difundirla rápidamente a todo lo largo y ancho de nuestro planeta. Literalmente somos “aplastados” por una montaña de información.

Esto hace que nuestra propia vida fluya a un ritmo vertiginoso, en que nos sorprendemos corriendo de un lado para otro, preocupados de mil cosas a la vez, lo que hace que al final del día nos acostemos muy cansados, con la sensación de que el día duró muy poco y no alcanzamos a hacer todo lo que queríamos.

Antiguamente, el ritmo más calmado, permitía disfrutar mucho más del día, parece que se hacían “Más” cosas en una jornada y también las personas se enfermaban mucho menos de estrés que ahora.

Este bombardeo de información, noticias, novedades que recibimos especialmente a través de nuestro televisor, equipo electrónico que cada vez nos cuesta más dejar de ver, ha hecho que volquemos toda nuestra vida hacia afuera de nosotros, olvidándonos de nuestro “interior”. No es de extrañarse que cada vez estemos más y más estresados. Cada vez más nos cuesta disfrutar de las cosas sencillas.

Dígame estimado lector,

¿Cuándo fue la última vez que disfrutó de un tranquilo paseo por la playa o por el campo?

¿Cuándo fue la última vez que se dio tiempo para caminar por la plaza o por un parque únicamente por el placer de caminar, escuchando el canto de los pajaritos, observando el movimiento de las hojas de los árboles, percibir la brisa en la cara y oler el húmedo aire de una mañana fría?

Hay tantas cosas simples que podemos hacer para volver a nuestro “equilibrio” y sin embargo como estamos pendientes de nuestro trabajo, de los problemas domésticos, de las noticias que se leen en los diarios o se ven por TV, que no nos damos tiempo para estar con nosotros mismos.

La terapia del Biomagnetismo Médico también puede ayudar, equilibrando el organismo, recuperando el funcionamiento correcto de glándulas y órganos. Desintoxicando y recuperando la salud.

Además, la terapia consigue en sí misma, relajar a quien la recibe, de manera de poder experimentar un descanso reparador y la recuperación de las fuerzas vitales que nos permiten estar vivos. Lo ideal es estar vivos y contentos por estar sanos.

En nuestra Consulta no solo ayudamos a recuperar la salud actuando directamente sobre los orígenes de la enfermedad o molestia, también aconsejamos, sugerimos ejercicios y apoyamos los procesos que permitan recuperar lo más rápido que se pueda la salud.

Consulta con nosotros cómo podemos ayudarte pinchando Aquí

Clase de Filosofía

Hace poco llegó a mi correo una historia antigua y conocida de una clase de filosofía.
Como estamos iniciando este año 2013 y después que han pasado los abrazos de Año Nuevo, junto con

esos deseos de prosperidad y de que este sea Mucho Mejor Año que el que se fue, me pareció muy oportuno compartirles a ustedes la transcripción integra de esta historia.
Creo que es una muy buena motivación para que proyectemos nuestro nuevo año, no tan solo con deseos sino que con actos concretos que realmente permitan construir un futuro mejor en nuestra vida personal.

Aquí va la historia:

Un profesor estaba al  frente de sus alumnos de la clase de filosofía y tenía algunos artículos sobre su escritorio. Cuando la clase comenzó, sin decir palabra tomó un frasco de mayonesa grande y vacío y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Luego les preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Estuvieron de acuerdo en que si lo estaba.

El profesor tomó una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco. Sacudió el frasco ligeramente. Las canicas rodaron llenando los espacios vacíos entre las pelotas de golf. Después preguntó a los estudiantes si el frasco estaba lleno. Estuvieron todos de acuerdo en que si estaba lleno.

El profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó todo lo demás. Les preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno … Los estudiantes respondieron con un unánime “SI”.

El profesor enseguida sacó dos cervezas de debajo de la mesa y vertió el contenido adentro del frasco. Efectivamente la cerveza llenó todo el espacio vacío entremedio de la arena. Los estudiantes rieron.

-Ahora-dijo el profesor mientras la risa se apagaba: “Quiero que se den cuenta que este frasco representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes – su familia, sus hijos, su salud, sus amigos y sus pasiones favoritas – y si todo lo demás lo perdiéramos y solo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas. Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa y su auto. La arena es todo lo demás – las cosas pequeñas.

Si ponemos la arena en el frasco primero, continuó, no hay espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida.

Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas que son importantes para ustedes.

¿Qué nos queda como enseñanza?
Que debemos prestar atención a las cosas que son cruciales para nuestra felicidad.

Pasar tiempo con nuestros hijos. Pasar tiempo con nuestros padres. Visitar a los abuelos. Llevar a nuestra pareja a cenar. Divertirnos. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa y cortar el césped.

Ocuparse de las pelotas de golf primero – las cosas que realmente importan. Establecer nuestras prioridades. El resto es solo arena.

Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba la cerveza. El profesor sonrió y dijo: Me alegro que hayas preguntado. “La cerveza sólo muestra que no importa cuán ocupada pueda parecer tu vida, siempre hay lugar para un par de cervezas con un amigo”.

Proyectemos entonces nuestra vida definiendo aquello que es realmente importante en ella, para darle la prioridad que corresponda y así convirtirnos en personas con un sentido verdadero de la vida y no preocuparnos tanto de la “Arena”, aquellas cosas de menor importancia, que agotan nuestra energía y nos hacen sentir que no avanzamos.

Carlos Schäfer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo y Bioenergética
Coach en Técnicas de Manejo Emocional
Celular: 8-628 1329

e-mail: cschaferr@gmail.com

http://www.facebook.com/biomagnetismovina