El Dolor: Cómo interpretarlo y eliminarlo efectivamente.

El Dolor: Cómo interpretarlo y eliminarlo efectivamente.

Nadie quiere sentirlo, sin embargo, en nuestro tiempo todos convivimos con más de algún dolor.

Recuérdalo, el dolor es momentáneo. Es tu enemigo y tu aliado.”

                               Albert Espinoza (Escritor y dramaturgo Español)

¿Qué es el Dolor?

Según el diccionario de la Real Academia Española, el dolor se define como:

Sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior.”

Como definición clásica podríamos decir que el dolor es una señal de alerta o alarma para proteger al cuerpo de algún daño. Esto significa que el dolor está asociado a la supervivencia y aparece en condiciones límites o extremas.

En Medline plus, portal sobre información de salud, se define el dolor como una sensación desencadenada por el sistema nervioso y que sirve para diagnosticar un problema de salud. Sin dolor la persona podría dañarse en forma seria e irreversible.

Existen dos tipos de dolores: el agudo y el crónico.

El dolor agudo aparece generalmente en forma espontánea y es proporcional a algún estímulo o agente externo o interno que lo está causando. Por ejemplo el trauma producido por una caída. Normalmente es pasajero y desaparece después de un tiempo o cuando desaparece el agente que lo causa.

En cambio el dolor crónico permanece por un tiempo prolongado y muchas veces no es fácil determinar qué lo causa.

Cuando apagamos el dolor

Es comprensible que cada vez que aparece un dolor tratemos de “apagarlo” de alguna manera. Es por eso que lo primero que hacemos es acudir a analgésicos, antiinflamatorios y medicinas que ayuden a aliviar rápidamente nuestro dolor.

Sin embargo, con ello podemos estar ocultando el verdadero origen de la molestia y si bien obtenemos alivio, este puede ser temporal y no soluciona las razones por las cuales aparece el dolor; que es lo que verdaderamente debiéramos hacer.

En la sociedad actual, en que estamos acostumbrándonos cada vez más a la “Cultura del Clic”, es decir ¿Quiero algo? Lo busco en internet y cuando lo encuentro puedo adquirirlo simplemente con un clic y luego llega directamente a mi casa por correo.

Esta cultura inmediatista y consumista, en la cual todo lo podemos comprar tan fácilmente y en forma rápida y expedita (Las tarjetas de créditos ayudan mucho a ello), una interrupción en nuestra vida cotidiana como la aparición de un dolor cualquiera, es una molestia que tratamos de eliminarla también de la forma más rápida que podamos. Sin embargo, podemos estar perjudicando nuestra salud si no sabemos interpretar correctamente ese dolor y analizar cuál es su verdadero origen.

El origen del problema

Cuándo analizamos correctamente la aparición de un dolor y lo interpretamos como una señal de que algo no anda bien, nos hacemos cargo plenamente de lo que realmente debemos hacer para solucionar el problema.

El origen de un dolor no necesariamente puede ser anatómico o fisiopatológico, 500 años antes de Cristo Platón decía lo siguiente:

el dolor no sólo se presenta por estimulación periférica sino como una experiencia emocional”.

A menudo recibo en mi consulta a personas con dolores crónicos y la mayoría, si no en su totalidad, junto con sus dolores crónicos están atravesando por crisis emocionales de importancia en sus vidas.

Por lo tanto cuando atendemos un caso de dolor, es vital prestar atención tanto a la sintomatología fisiológica como al tema emocional que puede estar involucrado en el proceso. Solo así podemos acercarnos a dar la solución que sea sustentable en el tiempo.

La Solución

La verdadera solución frente al sufrimiento doloroso, consiste en atender la parte fisiológica y psicológicas en su justa medida para obtener resultados óptimos en la recuperación de la salud y el bienestar.

En esto es fundamental la participación de la persona afectada. Ninguna patología puede ser tratada al 100% sin la participación de la voluntad de quien lo padece. Significa que el afectado debe estar abierto a entender que de alguna manera su proceso de enfermedad y sanación pasa por la acción propia, en descubrir cuál es el origen de su condición y de esa manera actuar en consecuencia, ya sea enfrentando la causa o cambiando la forma de enfrentar su vida.

En esto, nosotros los terapeutas holísticos, actuamos como facilitadores para acompañar el proceso de sanación a menudo dando un factor de objetividad, mostrando una visión de conjunto a la vez que usamos las herramientas que se nos han dado para atender la parte biológica de la enfermedad.


Carlos Schafer Ramos
   Terapeuta en Biomagnetismo Médico
   Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl
32-314 0890 / +56 9-8628 1329
info@ImanesQueSanan.cl
Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de
    Facebook: @carlos.schafer.ramos
    Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito

“5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad”
https://eBook.imanesquesanan.cl

Share this post