Efectos del frío en nuestra salud

Efectos del Frío en nuestra salud

Efectos del frío en nuestra salud

Los efectos del frío en días invernales afecta directamente las funciones vitales del cuerpo provocando diversos problemas de salud.

Ya Llegan los fríos de invierno y quedamos expuestos a los efectos que ello produce sobre nuestra salud. Mas vale saber cómo protegernos.

Para mantener las funciones vitales del cuerpo en su estado normal y adecuado bienestar, debemos mantener una temperatura corporal entre los 36 y 37,5 °C.

Nuestro cuerpo tiene mecanismos que le permiten detectar la temperatura externa y ajustar los parámetros internos para mantenernos en torno a esa temperatura ideal.

Sin embargo, cuando los fríos son intensos o cuando sufrimos exposiciones extensas a bajas temperaturas, nuestro organismo se enfrentará a un desafío no menor por mantenernos con temperatura corporal adecuada, y si no tomamos ciertas medidas para “ayudarlo”, corremos riesgo de enfermarnos y sufrir efectos severos en nuestra salud.

Qué le pasa a nuestro cuerpo con el frío

Algunos de los efectos del frío sobre nuestro cuerpo son los siguientes:

1) Dolores articulares

Cuando sentimos frío, nuestros músculos se mantienen más contraídos lo que origina dolores que normalmente no sentimos en otras épocas del año. Además, a causa de la menor temperatura, las articulaciones están más rígidas y debido a la mayor contracción muscular, sufren un aumento en la presión interna lo que hace que se inflamen y aumenten las sensaciones de dolor, especialmente en personas que sufren alguna lesión, artritis o envejecimiento. (vitonica.com)

2) Resecamiento de los labios y la piel

Debido a que nuestros labios no poseen glándulas sebáceas, cuando las temperaturas ambientales son bajas, no se pueden lubricar para protegerse adecuadamente. Es por eso que se forman grietas y heridas muy dolorosas. Se recomienda usar un buen protector labial.

La piel se ve afectada por el frío debido al aumento de la vasocontricción de los capilares externos, lo que impide que lleguen el oxígeno y los nutrientes a la superficie, ofreciendo un aspectos apagado.

Además el frío afecta la velocidad de renovación de tejido nuevo, lo que hace que se acumulen células muertas en la superficie impidiendo que la secreción sebácea pueda lubricar adecuadamente la piel, resecándola y dejándola muy sensible (Hola.com).

Para prevenir esto se recomienda usar cremas de lubricación en zonas expuestas como la cara y las manos.

3) Resfríos y afecciones respiratorias

Los resfríos y las afecciones son más propensas a aparecer en días invernales y de mucho frío. Debido a que pasamos más tiempo encerrados y en contacto con otras personas, lo que contribuye a aumentar la transmisión de virus.

Por otro lado, aunque no existen estudios concluyentes, según un artículo publicado por bbc.com, al exponernos a ambientes fríos aumenta la contracción de los vasos sanguíneos de la nariz y de la garganta. Esto impide que las células blancas que repelen las enfermedades lleguen a esas zonas, haciéndonos más vulnerables a las infecciones como resfríos y dolores de garganta. Por lo tanto, más vale la pena que nos abriguemos bien y evitemos pasar frío, así disminuimos las probabilidades de resfriarnos.

4) Hipotermia

Trabajar largas horas en zonas de mucho frío sin estar suficientemente abrigados podría causar hipotermia, lo que ocurre cuando la temperatura corporal desciende por debajo de los 35 °C.

Una hipotermia leve puede producir confusión mental, lentitud de movimientos y probablemente no te des cuenta que el frío te está afectando hasta que sea demasiado tarde.

Sentir mucho frío también puede afectar el juicio y hacer que se cometan errores que pudieran causar accidentes. (cdc.gov).

Si vas a estar en zonas de mucho frío por largo tiempo es mejor que te prepares vistiendo ropa adecuada.

5) Congelación

Algunas partes del cuerpo son propensas a congelarse con el frío extremo, entre ellas están los dedos de manos, de los pies, la nariz y las orejas. (cdc.gov).

Al congelarse una parte del cuerpo, el tejido se daña y si no es posible salvarlo se deberá realizar la extirpación de la parte afectada, para no comprometer la salud del resto del organismo.

Las señales iniciales del congelamiento incluyen entumecimiento, hormigueo, ardor o dolor en las zonas afectadas.

Cómo protegernos del frío

Protegerse bien del frío es vital para evitar problemas de salud que podrían llegar a ser graves.

Para ello sugerimos las siguientes indicaciones a modo de referencia:

1) Usar ropa adecuada para el frío

2) vestir con varias capas de ropa.

3) Usar gorro adecuado que cubra las orejas

4) Cubrir las manos con guantes que las protejan del frío

5) Si va a estar en una zona muy húmeda, usar zapatos aislantes e impermeables.

Protegernos del frío depende solo de nosotros.

Y si por alguna razón estás empezando a sentir síntomas o ya te encuentras resfriado o con alguna afección respiratoria, puedes acudir donde un terapeuta en Biomagnetismo, quien podrá identificar la afección y con los imanes desactivar los organismos patógenos que te estén afectando, ayudándote a recuperar la salud en corto tiempo.

Carlos Schafer Ramos
   Terapeuta en Biomagnetismo Médico
   Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl
32-314 0890 / +56 9-8628 1329
info@ImanesQueSanan.cl
Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de
    Facebook: @carlos.schafer.ramos
    Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito

“5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad”
https://eBook.imanesquesanan.cl

Share this post