Obesidad (2da Parte): Las 5 condiciones necesarias para conseguir tu peso ideal

Obesidad

Obesidad (2da Parte): Las 5 condiciones necesarias para conseguir tu peso ideal

Si deseas conseguir tu peso ideal y mantenerte así, debes cultivar estas cinco condiciones y mantenerte firme en ellas. Es la única manera de disfrutar y conservar tu buena salud.

En mi artículo anterior hablamos sobre las tres razones por las cuales Chile se mantenía en los primeros lugares con los índices de obesidad más altos en América Latina (puedes leerlo aquí). Hoy escribo sobre las conclusiones principales de nuestro estudio, trabajando con personas con sobrepeso y obesidad, con la idea de conseguir que alcanzaran el peso lo más cercano a normal posible.

El estudio consistió en un programa especialmente diseñado, con la participación de diferentes profesionales, que estuvimos abocados a analizar la situación de cada persona, desarrollando un plan de acción personalizado.

Al cabo de tres meses dimos por cerrado el estudio, obteniendo resultados muy interesantes. Parte del grupo consiguió bajar más del 5% de su peso original al primer mes. Un 20% de los participantes consiguieron llegar a su peso ideal y lo mantuvo durante el año siguiente.

Hubo un 10% de personas que desertaron y aproximadamente la mitad consiguió un resultado relativo, bajó entre el 3 y el 6% de su peso original y se mantuvo así al menos durante el período que duró el estudio.

En algunos casos los participantes lograron hacer extensivo su aprendizaje sobre nutrición equilibrada al resto de la familia, introduciendo cambios positivos en los hábitos de alimentación. Por ejemplo: cambiando el típico sándwich, por fruta o reduciendo la cantidad de carbohidratos en la dieta familiar.

Hicimos una revisión de los resultados obtenidos y estudiando las estadísticas finales, pudimos concluir los siguiente:

Se necesitan cinco condiciones fundamentales, para poder inducir cambios en la alimentación, estableciendo nuevos hábitos de nutrición más equilibrados.

Estas cinco condiciones fundamentales son las siguientes:

1) Motivación

Toda persona es capaz de hacer lo que sea siempre y cuando esté lo suficientemente motivada para ello.

Nada se consigue sin la adecuada motivación y en este caso es muy relevante, marcando una diferencia sustancial entre obtener resultados altamente positivos, más bien mediocres o definitivamente resultados negativos.

La motivación es fundamental y debe partir enfocando a la persona en cuáles son su verdaderas razones para obtener su peso ideal. No basta con la mera intención de querer bajar de peso. Tampoco sirve el argumento “Mi esposa dice que estoy muy gordo y por eso estoy aquí para que me hagan bajar de peso”.

Toda vez que cimentamos las razones afuera de nosotros, lo más probable es que no consigamos ningún resultado.

Por el contrario, si tenemos una razón interna muy fuerte, sí podremos conseguir el objetivo de bajar de peso en forma efectiva. Un caso sería cuando una persona se enfrenta a una dilema vital, como por ejemplo, que haya hecho una patología cardíaca y hubiera estado al borde de la muerte. Lo más probable es que esta persona encuentre una motivación muy fuerte a bajar de peso, si es que logra unir las consecuencias de su enfermedad con el sobrepeso.

La clave entonces consiste en encontrar las verdaderas motivaciones personales para obtener y mantenerse en el peso ideal.

2) Compromiso personal

Esta condición va de la mano con la anterior. Si uno no es capaz de comprometerse consigo mismo, es imposible mantener una perseverancia adecuada durante un período suficientemente largo, que permita obtener los buenos resultados esperados.

El compromiso personal asegura la continuidad en el tiempo y junto con la motivación, son los que permiten levantarse y asistir al programa de ejercicios, o cumplir con el programa de alimentación en los horarios indicados.

3) Educación Nutricional

La tercera condición fundamental es aprender de nutrición equilibrada. No tan solo qué son las calorías y qué alimentos son más calóricos que otros.

Es importantísimo comprender también el significado de la información nutricional de cada alimento, sus contenidos en carbohidratos, azúcares y grasas. Debemos aprender el cómo combinar los distintos tipos de alimentos, para asegurarnos una nutrición equilibrada.

En nuestro programa de estudio, realizamos una serie de charla y talleres sobre las características nutricionales de los alimentos.

También enseñamos cuáles son las porciones y proporciones adecuadas de cada comida a lo largo del día. No es lo mismo comer alimentos ricos en carbohidratos en la mañana que en la noche por ejemplo.

4) Programa de alimentación equilibrada

De nada sirven la Motivación, el compromiso personal y la educación nutricional si no existe un programa de alimentación adecuado a cada persona.

Necesariamente este programa debe estar diseñado por un especialista en el área de la nutrición. Lo más importante es que este programa se diseñe de manera que la persona “no pase hambre”.

En nuestro programa de estudio, erradicamos la palabra “Dieta”. Esa palabra inconscientemente tiene una connotación negativa. Cada vez que hablamos de dieta, imaginamos que hay alimentos “prohibidos” que no podremos probar en ningún momento. Esto influye directamente en la ansiedad y creo que, en parte, es el origen de los famosos “Rebotes”. Son los que hacen bajar de peso en un principio, para luego  rebotar subiendo de peso, cuando termina el período de la dieta. O nos hace abandonar la dieta frente a la imposibilidad de prescindir de los alimentos prohibidos.

 

5) Permanente ejercitación

Mantener un continuo programa de ejercicios es importantísimo no tan solo para “quemar” esas grasitas demás. También, y tal vez lo más importante, permite obtener los beneficios de generar endorfinas que son las hormonas del bienestar.

Cada vez estamos volviéndonos una sociedad más y más sedentaria. Vamos al trabajo en auto, subimos los pisos en ascensor y si trabajamos en una oficina, pasamos horas y horas sentados. El único ejercicio que hacemos es caminar a la cafetería a prepararnos un buen café, que llevamos al escritorio para seguir sentados.

Cansados por la tarde al salir del trabajo, nos devolvemos a casa en auto y al llegar nos sentamos frente al televisor para “recrearnos”. A menudo nos comemos un sándwich y bebemos un refresco o tal vez una lata de cerveza. Todo para “relajarse” y compensar lo pesado del día laboral que nos tocó.

Tan solo asistir a una hora de actividad física tres veces por semana, nos brinda increíbles beneficios. Ya mencionamos la generación de neurotransmisores del bienestar como la endorfina y la serotonina. Además, la actividad física permite fortalecer la musculatura, reforzar las articulaciones y reducir los excesos de calorías incorporadas por la alimentación.

Es fundamental que la práctica del ejercicio sea permanente en el tiempo. La frecuencia (dos o tres veces por semanas) así como la mantención en el tiempo (durante todos los meses del año), son fundamentales para obtener buenos resultados.

Proyecciones

Esperamos contribuir a generar un procedimiento que ayude a disminuir los altos índices de obesidad en nuestro país.

Nuestro estudio probó ser efectivo y queremos poner en práctica muy pronto un proyecto implementando las mejoras necesarias, por lo que nos interesa saber si tu quieres sumarte y ser parte de nuestra iniciativa.

Si estás interesado, puedes tomar contacto con nosotros dejándonos tu mensaje más abajo en la zona de comentarios. Puedes dejarnos tus impresiones sobre este artículo y si deseas más información sobre nuestro proyecto puedes enviarnos un mensaje a info@imanesquesanan.cl


Carlos Schafer Ramos
   Terapeuta en Biomagnetismo Médico
   Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl
32-314 0890 / +56 9-8628 1329
info@ImanesQueSanan.cl
Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de
    Facebook: @carlos.schafer.ramos
    Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito

“5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad”
https://eBook.imanesquesanan.cl

Share this post