Cómo reducir el estrés haciendo meditación

Cómo reducir el estrés haciendo meditación

La meditación ha probado ser una herramienta eficaz para reducir la ansiedad y el estrés.

Tratar de definir qué es la meditación no es algo fácil, se trata de un concepto abstracto que cada persona lo vive de una forma muy particular. Para algunos puede tener connotaciones religiosas o espirituales, para otros se trata de una actividad intelectual, que permite acallar el bullicio mental y conseguir estados de mayor inspiración y creatividad, o alcanzar un mayor equilibrio emocional.

Cómo sea la meditación tiene la facultad de conectarnos con nuestro interior y bajar las vibraciones mentales, reduciendo el estrés y la ansiedad, permitiendo alcanzar un estado de bienestar y paz interior.

Dentro de los beneficios de la meditación están el estimular la autocuración, proporcionar mayor consciencia y creatividad, estimular y reforzar las zonas del cerebro asignadas a la felicidad y la alegría, aumentar la concentración mental entre otras muchas ventajas.

Los puntos claves de la meditación

La estructura de la meditación, sea cual sea el tipo de meditación a realizar se caracteriza por los siguientes puntos:

  • Enfoque de la mente en un solo objeto: Respiración, sonido (Mantra), luz, etc.

  • Estado de concentración absoluta en que se detiene el “ruido” mental.

  • Estado de paz en que la mente se libera de sus propios pensamientos.

Datos científicos

Dado que la meditación es compatible con el método científico se han realizado diferentes estudios que dan a conocer información muy interesante.

Los estudios se realizan midiendo la actividad cerebral usando un electroencefalograma, según esto se demuestra que, a medida que se avanza en la profundidad de la meditación, el cerebro pasa por diferentes etapas, cada una caracterizada por un tipo de ondas:

  1. Beta: Estado de Concentración

  2. Alfa: Estado de relajación y creatividad

  3. Theta (meditación profunda): Resolución de problemas

  4. Delta (meditación avanzada): Sueño profundo sin dormir

Algunos estudios que vale la pena conocer son los siguientes:

  • Según un estudio de la Universidad de Yale, se concluye que aquellas personas que la practican en forma regular a lo largo de su vida, desarrollan una red neuronal a través de la cual tienen mayor consciencia de sí mismos y del presente, disminuyendo las ensoñaciones.

  • La Universidad de Wisconsin, ha demostrado que la meditación agranda las áreas del cerebro reservadas a la felicidad.

  • Mediante correlaciones científicas, la Universidad de Harvard determinó que la meditación reduce la hipertención arterial y estimula el sistema inmunológico.

Técnicas de meditación

Existen diferentes técnicas para poder llegar a un estado de meditación. No todas las personas consiguen llegar a un estado meditativo con la misma metodología, es necesario encontrar aquella que le acomode más, para ello, entregamos un resumen de algunos de los métodos más usados:

  • Respiración: Es el método más ampliamente usado. Se busca concentrarse a través de la respiración. Para ello se realizan ejercicios concretos y repetitivos de respiración, poniendo toda la atención en el aire, recorriendo junto a él su paso a través de las fosas nasales hasta llegar al fondo de los pulmones y luego devolviéndose hasta salir nuevamente por la nariz, percepción del frio al ingresar y del calor al salir, etc.

  • Objeto: Consiste en concentrarse sobre un objeto que puede ser una vela, un color, un dibujo, etc. La idea es concentrarse en ese objeto hasta que la mente poco a poco se va calmando y llega al estado meditativo.

  • Sonido: Se trata del uso de la vibración de un sonido para inducir el estado de concentración y entrar en la meditación. El sonido puede ser una campana, un canto, un mantra, etc.

Consejos para meditar

Para iniciarse en la práctica de la meditación, aquí encontrarás algunos consejos que te ayudarán a que esta práctica sea más simple y fácil de lograr:

  • Momento: Los mejores momentos para meditar son al levantarse o al acostarse. No obstante la meditación puede realizarse en cualquier momento del día.

  • Lugar: Elige y prepara un lugar y el ambiente para que te sea más fácil entrar en meditación. Puede ser el jardín de tu casa, un rincón en tu dormitorio o una salita en tu casa. Trata que sea un lugar despejado con pocas cosas que te distraigan, aireado, que te inspire calma y tranquilidad.

  • Postura: Puedes meditar en cualquier postura. Algunos recomiendan la postura fácil de yoga (sentado con las piernas cruzadas). No obstante elige la postura que sea más cómoda para ti, sentado o acostado, la idea es que tu columna esté recta.

  • Vestimenta: Lo ideal es que uses una ropa liviana y cómoda que te permita respirar libremente, sin opresiones.

  • Pensamientos: Es normal que mientras vayas adquiriendo práctica, por tu mente cruzarán muchos pensamientos y habrán distinto tipo de distracciones (sensaciones en tu cuerpo, ruidos externos, incomodidad en la postura, etc.). No pretendas evitar estas distracciones, simplemente toma conciencia de ellas y luego vuelve a concentrarte en tu meditación. Por sobretodo no te culpes ni creas que lo estás haciendo mal, el ejercicio consiste en dejar de resistirte a esas interrupciones y retomar la meditación cada vez que te distraigas. Con el tiempo te darás cuenta que esas distracciones serán de menor frecuencia.

  • Perseverancia: Los beneficios de la meditación se consiguen con el tiempo de práctica. Por lo tanto, sé perseverante, elige un momento de tu día y trata de ser constante en tu periodicidad.

  • Sonido: La forma más sencilla para entrar en la meditación es emplear algún sonido que puede ser un mantra (como el tradicional “Om”). También puedes usar un audio con meditación guiada o simplemente con una música suave que te inspire a la relajación y concentración.

Consejos finales

Para que inicies tu práctica de meditación te dejo un regalo: En este enlace , puedes descargar un audio con una meditación guiada de 10 minutos. Bájalo completamente gratis para ti. Escúchalo periódicamente. Si puedes escucharlo diariamente sería deseable. Trata de ser perseverante y no busques ningún resultado; recuerda si durante el ejercicio te distraes, simplemente toma conciencia de tu distracción y luego vuelve a la meditación, sin culparte, sin molestarte, ni afectarte de alguna manera. Solo suéltalo y vuelve a concentrarte en la meditación guiada.

El objetivo del ejercicio no consiste en “NO DISTRAERTE”, sino en volver a la meditación cada vez que te distraes.”

Deja tus comentarios abajo de este artículo y si tienes consultas o preguntas, no dudes en comunicarte conmigo, estaré encantado de resolver las dudas que puedan surgir en ti. Si lo deseas puedes compartir este artículo con tus amigos.

Carlos Schafer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo Médico

Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl

32-314 0890 / +56 9-8628 1329

info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de

Facebook: @carlos.schafer.ramos

Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad” e inscríbete en mi blog:

 

Share this post