Tag - Trabajólico

El Trabajo (Parte II)

DIEZ CONSEJOS PARA CONTROLAR EL ESTRÉS

En mi artículo anterior (El Trabajo Parte I) hablamos acerca de lo estresado que podemos estar cuando nos dejamos llevar por la relajacionvorágine de la actividad laboral y los beneficios que tendría reducir las horas que le dedicamos al trabajo.

Recibí varios comentarios, curiosamente  la mayoría de personas que estaban SIN trabajo. Qué ellos estaban en una condición contraria a la del “Trabajólico” que mencioné en dicho artículo.

Sin embargo, pienso que ambos tipos de personas, los que trabajan y son trabajólicos y aquellos que por alguna razón perdieron su trabajo y se encuentran cesantes, comparten una cosa: El Estrés.

¿Y qué es el Estrés?

Los expertos lo definen como la respuesta que tenemos frente a algún evento que amenaza nuestra integridad.

En la prehistoria, el hombre debía salir a cazar para alimentarse. Al hacerlo enfrentaba varios peligros, entre los cuales estaban el Tigre Dientes de Sable, Los Mamuts y otros.

Nuestro cerebro es una máquina de detectar condiciones de peligro, así que al detectar la amenza de un tigre, el hombre prehistórico se prepara fisiológica y mentalmente para Luchas o Huir y actúa en consecuencia.

Actualmente en la ciudad no tenemos Tigres ni Mamuts, sin embargo, existen múltiples amenzasas que “atentan” contra nuestra existencia: Miedo a perder el trabajo, Miedo a no encontrar trabajo, miedo a no hacerlo bien o que no validen lo que yo hago, etc.

La gran diferencia, en los tiempos modernos, es que podemos tener múltiples amenazas que nos atacan diariamente y cuando sentimos que se rebalsa nuestro cerebro y nos sentimos sin control, aparece el estrés crónico, que nos enferma.

Para que haya estrés, la neurocientífica Sonia Lupien, señala que basta que se cumpla una sola de las siguientes cuatro características de las situaciones que causan estrés:

  1. Es novedoso. Lo que nos está pasando es una situación nueva
  2. Es impredecible. No podemos predecir qué pasará con esta situación o en qué momento aparecerá
  3. Tener sensación de descontrol. Es decir quedamos con la sensación que no controlamos esta situación.
  4. Es una amenaza para la personalidad, como cuando alguien cuestiona nuestra capacidad de desempeñar una determinada tarea.

No hace falta que estén las cuatro, solo una basta para que sintamos estrés. Mientras más de estas características tenga una situación, más estresante se percibe.

¿Qué podemos hacer frente a estas situaciones que se escapan a nuestro control y las experimentamos como amenazantes?

Lo primero es tomar conciencia y reconocer qué es lo que nos provoca el estrés. Lo segundo, es preparar un plan de acción.

Cuando el cerebro percibe una situación de peligro, ordena la liberación de cortizol, que es la hormona del estrés, para liberar energía y permitir enfrentar dicha situación.

Si la situación estresante permanece activa mucho tiempo, se generan efectos nocivos en el organismo, poniéndonos más irritable, más cansados, agotados y con una sensibilidad extrema, que nos hace sobrereaccionar frente a estímulos por muy pequeños que sean.

Existe otras hormonas que inhiben el efecto del cortizol como las endorfinas y la oxitocina. Estas se liberan cuando hacemos ejercicios o cuando nos encontramos en un ambiente relajado y de diversión.

Por esto, además de la recomendación de enfrentar el estrés, reconocerlo y tomar acciones generando un plan B, podemos recomendar algunas de las siguientes actividades:

  1. Meditación: La meditación periódica es una excelente forma de centrarse en uno mismo, relajar las ansiedades y tomar control de las situaciones cotidianas. (Descargar Meditación So Ham de regalo AQUÍ)
  2. Ejercicio Físico. Las actividades como caminata rápida, trote o ir al gimnasio, permite reducir la cantidad de cortizol en la sangre y liberar endorfinas, la hormona del “Bienestar”
  3. Contacto con la Naturaleza. Lo ideal es poder tomarse el tiempo de pasear admirando la naturaleza en toda su maravillosa y magnífica extensión. Nos conecta, nos enraiza y eso nos da mayor seguridad.
  4. Descanso. Debemos asegurar las horas mínimas de sueño que nos permite andar bien
  5. Ejercicios de respiración. Cuando estemos sufriendo ansiedad o sintamos que aparecen emociones de baja frecuencia (como el miedo, bajoneo o depresión), oxigenarnos bien permite volver al control. Abajo encontrarás el enlace para Escuchar o bajar dos de mis Ejercicios de Respiración muy útiles y que enseño en mis terapias: 

    Box-4x4

    Box-Relajacion

     

  6. La Risa. Cuando reímos liberamos oxitocina, la hormona que nos da confianza en nosotros mismo y reduce el miedo social.
  7. Comida saludable, rica en vitaminas A, C, E y Magnesio. Además asegurarse de distribuir y respetar las horas de comida a lo largo del día. No saltarse ninguna y tampoco comer mucho en una sola comida al día.
  8. Pasatiempo. Leer, conversar con un amigo(a), ir al cine, al teatro, realizar manualidades.
  9. Conseguir que el Ambiente Laboral sea armonizado. Buena iluminación, lugar de trabajo ordenado, en lo posible con plantas verdes naturales.
  10. Caricias y masajes. Se ha comprobado científicamente, que las caricias del ser amado provocan suficiente liberación de oxitocina, para disminuir considerablemente la respuesta estresante ante alguna situación determinada. Los masajes de relajación y masoterapeuticos además tiene la ventaja de eliminar contracturas y aliviar dolores musculares, provocados por un estrés excesivo.

 

____________________________________________________________________

Carlos Schafer Ramos
Terapeuta en Biomagnetismo Médico
Discípulo del Dr. Goiz
Coach en Control Emocional
info@ImanesQueSanan.cl
32-312 4041 / 8-628 1329
www.facebook.com/biomagnetismovina