Tag - emocion

No juzgar

La Importancia de Aprender a No Juzgar

Nadie puede censurar o condenar a otro, porque nadie conoce perfectamente al otro. / Thomas Browne

Es muy difícil dejar de juzgar a los demás. Continuamente estamos evaluando todo lo que percibimos, los acontecimientos a nuestro alrededor, las personas que conocemos, las acciones que ellas tienen, etc.

Esa evaluación casi en forma automática la comparamos con la forma en que nosotros actuaríamos o le aplicamos algún juicio de valor, como “qué mal se ve” o “Cómo puede pensar así”, o tal vez “Qué increíble la forma en que educa a su hijo”.

Es casi inevitable que estemos en todo momento evaluando, clasificando, etiquetando y “Enjuiciando” las actitudes de los demás, calificándolas como acciones “buenas” o “malas”.

No nos damos cuenta que al observar algún acontecimiento lo que percibimos es sólo una parte de él. Además, la percibimos con nuestros propios sentidos y eso hace que seamos “Subjetivos” al interpretar una realidad. Lo que significa que percibimos la realidad de acuerdo a nuestra propia conciencia, usando nuestros prejuicios lo que puede hacer que interpretemos erróneamente un hecho, acontecimiento o comportamiento de otra persona.

Entonces mal podríamos decir qué está bueno o qué está malo, ¿según qué criterio? ¿Según lo que yo digo, o yo creo? Pero lo que yo creo no necesariamente es un dogma. Yo también puedo estar equivocado.

De modo que nada es absoluto, todo depende de la cultura y depende de la realidad de cada persona. Lo que para mi es malo para otra persona puede ser bueno.

Por qué tendemos a juzgar

Cuando juzgas o te dejas llevar por tu interpretación particular de un hecho, acontecimiento o comportamiento de otra persona, en realidad no eres el que está actuando así, es tu EGO el que necesita compararse para separarse de los demás y justificarse como superior y así sentirse mejor. Usa ese hábito para existir y así mantener su autoimagen donde el miedo y los pensamientos negativos son su alimento.

En ese contexto tu EGO estará mostrando su descontento sobre lo que pasa a tu alrededor, no acepta lo que ha sido creado por y para ti, luchando contra el Universo compitiendo contra los demás. Si te dejas llevar por el EGO, finalmente te quedarás aislado, lleno de miedos y pensando que el mundo es hostil, cuando en realidad hay algo que se llama Amor que todo lo une y es la razón de nuestra existencia.

Por todo esto es importante aprender a no juzgar a los demás y tratar de ser lo más ecuánime y objetivo posible.

¿Cómo puedes dejar de juzgar?

La única manera es que tomes conciencia. Darte cuenta cada vez que estás enjuiciando, calificando o descalificando un hecho, acontecimiento o la acción de un otro. Al hacerlo crearás un corte en tu pensamiento y este perderá fuerza hasta desaparecer.

Es un ejercicio que te costará por lo que debes tener paciencia contigo mismo. No puedes correr una maratón de 42 km si no has practicado ejercicio durante los últimos años. Por esto debes ir practicando lentamente y tomar conciencia cada vez que te sorprendas calificando una situación.

Una forma de entrenarte es practicando la meditación.

 

La meditación una gran ayuda

Al meditar estás proyectándote desde tu interior por lo que partes de tu realidad interna.

Al empezar a hacerlo es inevitable que surjan pensamientos buenos y malos. Cuando surjan aprende simplemente a obsérvalos, cómo llegan y cómo se van. Es como cuando estás recostado descansando en la playa y de pronto vez pasar una nube que tapa el sol, si esperas unos momentos esa nube pasa, se va y el sol vuelve a aparecer. Así como esa nube que llega y se va, debes tratar tus pensamientos mientras meditas.

Con la práctica pronto será más fácil para ti y luego podrás proyectar lo mismo para dejar de juzgar a alguna persona o acontecimiento en tu vida cotidiana.

Biomagnetismo médico

TERAPIA COMPLEMENTARIA PARA SANAR

Para consultas y solicitar hora de atención pinchar en Este Enlace

Revisa también estos artículos


Carlos Schafer Ramos
   Terapeuta en Biomagnetismo Médico
   Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl
32-314 0890 / +56 9-8628 1329
info@ImanesQueSanan.cl
Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de
    Facebook: @carlos.schafer.ramos
    Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito

“5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad”
https://eBook.imanesquesanan.cl

LA MUERTE PUEDE IMPULSAR LA VIDA

Todos en algún momento de nuestra existencia, hemos de sufrir la experiencia de la muerte; cuando eso sucede puede ser un buen momento para dar un nuevo impulso a nuestra vida.

Contacto con la muerte

Cuando yo tenía 23 años de edad, mi padre que siempre había gozado de buena salud, de un día para otro empezó a sentirse mal y comenzó a sufrir molestias extrañas. En la consulta, los médicos determinaron operar inmediatamente. La operación solo sirvió para confirmar lo peor: Melanoma Carcinoma generalizado en el tubo digestivo. Después de dos meses de sufrimiento, él exhala su último suspiro y nos deja a mi madre y a nosotros sus 5 hijos (yo soy el mayor), mirando hacia el cielo tratando de buscar una explicación.

La única respuesta que apareció en el fondo de mis pensamientos fue, Dios me está preparando para algo, no sé qué es, pero lo descubriré.

Seguí mis estudios de Ingeniería y finalmente me titulé. Ejercí como Ingeniero Civil Químico en varias empresas y en diferentes ciudades, hasta que 20 años después de salir de la universidad, descubrí para qué me estaba preparando Dios. Me convertí en terapeuta y a los pocos meses me desarrollé como Coach en Regulación Emocional. La experiencia vivida con mi padre, me ha ayudado a empatizar mucho más fácilmente con aquellas personas que han sufrido la pérdida de un ser querido, y que esa pérdida los ha dejado entrampados emocionalmente.

Recuerdo a una viuda que llegó a mi consulta, llevaba 14 años de luto. Aún lloraba los cumpleaños del esposo difunto y ni hablar del aniversario de su fallecimiento. Apelando a mi propia experiencia (Lloré a mi padre por los tres años siguientes a su partida), con la inspiración del Cielo y enseñándole las herramientas que he aprendido, finalmente ella logró asimilar correctamente la partida de su marido. Le cambió su vida. Aprendió a disfrutar los momentos más sutiles y a gozar de la vida junto a sus hijos y nietos.

Momento para cambiar

Recuerdo cuando yo era joven. Mis padres tenían un grupo de amigos con los que siempre se reunían para celebrar y disfrutar. Nosotros jugábamos con los hijos de ellos. El esposo (tío Jorge) trabajaba en la marina y siempre era más bien retraído, un poco serio y participaba poco de las bromas que surgían en los encuentros.

En una oportunidad al tío Jorge le tocó una misión en La Antártida. Antes de llegar allá en pleno viaje por los canales del sur, se le declaró una apendicitis que pasó rápidamente a peritonitis. En el buque que viajaba no había cirujano y no existían las condiciones para operarlo. El buque tuvo que regresar a Punta Arenas lo más rápido que podía. Cada cierto número de millas, los marinos debían bajar a tierra a buscar nieve para detener el avance de la infección en su abdomen. Finalmente lograron llegar al hospital de Punta Arenas, donde una operación de emergencia le salvó la vida.

Esta experiencia al Tío Jorge le significó como nacer de nuevo. Recuerdo perfectamente que cambió su forma de ser, se convirtió en un ser mucho más entretenido, amistoso, conversador y sobretodo gozador de la vida.

He oído de otros experiencias similares, de personas que han transformado su forma de ser, después de la partida de algún pariente cercano o amigo muy querido.

Resistencias

En mi consulta cada cierto tiempo me toca acompañar a alguna persona que llega con sufrimiento por la partida de un ser querido. El desconsuelo y la tristeza son tan grandes que les impiden ver el verdadero sentido de la muerte.

Todos estamos irremediablemente destinados a partir de este mundo en algún momento. Sin embargo, nos aferramos a la vida y “amarramos” a nuestros seres más cercanos tratando de impedir que sigan su camino.

La experiencia de la muerte, debe ser un recordatorio de que estamos de paso y que debemos cumplir con lo que vinimos a hacer: “Crear”, “Aprender” y “Disfrutar” la vida.

Esto último puede ser un tanto difícil de asimilar e internalizar si no se cuenta con el apoyo terapéutico adecuado.

Carlos Schafer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo Médico

Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl

32-314 0890 / +56 9-8628 1329

info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de

Facebook: @carlos.schafer.ramos

Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad” e inscríbete en mi blog:

https://eBook.imanesquesanana.cl

Gozar la Vida

¿La vida es para sufrir o gozar?

Sufrir o gozar la vida: Desde corta edad se nos enseña que la vida tiene mucho de sufrimiento, sin embargo creo que es fundamental que aprendamos a rescatar el sentido gozoso de la vida.

Nuestra historia personal

En general en nuestra cultura se nos inculca que “la vida es dura”, “nada se obtiene sin sacrificio”, “Si quieres triunfar debes trabajar muy duro”, “En la vida nada se regala”, etc.… podrás incluir algunas frases más del mismo estilo.

Son frases que obedecen a un paradigma típico en que, con buena intención, se nos enseña a enfrentar la vida real. Sin embargo, encubierto viene un mensaje implícito que impide que aprendamos a disfrutar de las cosas buenas que nos provee la vida.

Al tener estos mensajes impresos en nuestro ADN, quedan impregnadas cada una de nuestras células, lo que nos hace sentir culpa cada vez que recibimos algo sin esfuerzo; o que el pasarlo bien está prohibido.

Por eso pensamos que lo natural es que la vida tiene un sentido doloroso. Una de mis abuela me decía cuando yo era pequeño: “si te duele es porque estás vivo”. Oculto va el mensaje que “la vida es dolorosa” .

Y es tan fuerte este patrón que de alguna manera nos convertimos en seres sufrientes y lo peor de todo es que lo transmitimos sin darnos cuenta de generación en generación.

¿Sufrir o Disfrutar la vida?

Mmmmmm….. y ¿Realmente debe ser así? ¿Es cierto que la vida debe ser dolorosa para vivirla?

En lo personal yo estaba completamente convencido que la respuesta a esa pregunta era un rotundo e implacable “si”. Sin embargo, recién hace algunos años atrás me di cuenta que estaba muy equivocado.

Realmente la vida no tiene por qué ser dolorosa. Es más, está bien que uno pueda disfrutar y pasarlo bien. Aún más, tenemos el derecho a disfrutar en la vida y descubrir el sentido gozoso de la vida.

A mi parecer, yo creo que se ha sobrevalorado el sentido de sacrificio y postergación, lo que hace que nos sintamos en la necesidad de desprendernos de nuestro yo y deponernos por lo demás.

Lamentablemente eso no es gratis, produce un efecto muy fuerte sobre nuestra autoestima y hace que nos desvaloricemos de tal forma que finalmente perdemos nuestra identidad. Lo peor de todos es que asumimos que así debe ser.

Desaprender para Reaprender

Después de trabajar con un terapeuta que me ayudó a replantearme los aspectos de la vida, tomé conciencia que en realidad más que sacrificarse para “Gozar del Cielo” una vez que ya no esté en este mundo, en realidad lo que debemos hacer es procurar crear el Cielo aquí, en este mundo terreno, donde estamos viviendo.

La vida siempre nos deparará sinsabores, sin embargo, ahora entiendo que el sentido de esos sinsabores, son más bien de aprendizaje. Aprendizaje para desarrollar nuestras potencialidades.

Lamentablemente nos pasa que fácilmente nos quedamos “pegados” en lo doloroso y no salimos de ahí.

Por eso es necesario que “Desaprendamos”, desprendiéndonos de los consejos y sentencias que, con buena voluntad, nos fueron inculcando desde temprana edad. El reaprendizaje es el paso siguiente, que nos permite dimensionar de forma correcta el verdadero sentido de lo “aparentemente” negativo que nos pasa.

Mi experiencia personal

Cuando yo tenía 23 años de edad, mi padre falleció a los dos meses de haber sido diagnosticado de un cáncer generalizado. Después de terminar con los servicios religiosos y dejar descansando los restos de mi padre en el campo santo, volví mis ojos al Cielo y envié una pregunta al Padre Dios “¿Por qué?”

Y durante varios meses y años seguí preguntando ¿Por qué suceden esas cosas que al parecer son malas? Lo más natural es quedarse sin padre cuando uno ya es profesional y ha formado una familia. Sin embargo, cuando el padre que parte tiene 50 años de edad y yo el mayor de mis hermanos tan solo 23 años, pareciera ser un “castigo”.

Con el tiempo descubrí que ese dolor sufrido en carne propia, me ha permitido entender y comprender a muchas personas que llegan a mi consulta buscando alivio a sus dolencias. Al actuar desde la experiencia personal, me ha permitido ayudar a levantar otras personas, actuando desde lo más íntimo del corazón de esas personas.

Recuerdo haber recibido en mi consulta a una señora que llevaba 15 años viviendo el duelo de su marido. Su apego era tan fuerte que fue necesario trabajarlo delicadamente y con mucha paciencia, hasta que comprendió que ella podía y debía seguir con su vida a pesar del dolor de la partida de su compañero de vida.

Recuperó su vida y logró descubrir que todavía le quedaban muchas cosas por hacer y reaprendió que el goce de la vida se juega en las pequeñas cosas.

Ejercicio práctico

Si bien es cierto que sufrimos a veces cosas dolorosas, también recibimos cosas que nos hacen sentirnos alegres y dichosos.

Lo importante es preguntarse, en el caso de eventos dolorosos, qué debo aprender de ellos. Y luego de aplicar ese aprendizaje, descubrir las cosas bellas que nos regala la vida y esas sí cuidarlas y mantenerlas vivas en nuestro interior, de manera de disfrutarlas el mayor tiempo posible.

Una forma de poder aplicar este aprendizaje es desarrollar el ejercicio del agradecimiento en forma diaria.

El agradecer produce un efecto muy potente en nuestro ser, es una de las emociones de más alta frecuencia y es capaz de encender todas nuestras células de una vitalidad poderosísima.

Rhonda Byrne, en su libro “La Magia”, plantea un ejercicio de agradecimiento que quiero proponerte que lo hagas.

El ejercicio consiste en que escribas diariamente por 27 días, diez cosas por las cuales te sientes bendecido. La forma de escribirlos es la siguiente:

Me siento bendecido por ….(escribir de qué te sientes bendecido)… porque …(Escribir la razón por la que te siente bendecido).

Luego de escribirlos, leelos uno por uno y al terminar de leer cada uno dices “Gracias, gracias, gracias”.

Me gustaría mucho conocer tu opinión haciendo este ejercicio. Déjame una nota abajo en los comentarios y comparte con nosotros tu experiencia.

Carlos Schafer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo Médico

Coaching y Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl

32-314 0890 / +56 9-8628 1329

info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de

Facebook: @carlos.schafer.ramos

Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad” e inscríbete en mi blog:

https://eBook.imanesquesanana.cl

Cómo generar una actitud positiva.

Con estos consejos puedes generar una actitud positiva y mantenerla en el tiempo

Actitud positiva es lo que necesitamos para tener éxito en nuestra vida personal, sin embargo cada vez se torna una tarea más difícil procurarnos y mantenernos positivos.

Como ya te habrás dado cuenta, todos los días subo a mis redes sociales una motivación relacionada con las emociones. La motivación de hoy se relaciona con la Actitud Positiva. Me quedé pensando y decidí escribir este artículo porque, a lo largo de mi vida personal y en lo que conozco como terapeuta, me he dado cuenta que para muchos el mantener una actitud positiva es realmente un gran desafío.

Te cuento que desde pequeño erróneamente me acostumbré a pensar en que las cosas no iban a suceder de la mejor manera. Yo creía que de esa forma, si ocurrían mejor de lo que yo pensaba, me iba a poner “súper” feliz. La verdad es que nunca llegué a sentirme verdaderamente feliz, aún cuando tuve algún que otro chispazo de alegría de vez en cuando.

Cuando crecí, tuve acceso a más información relacionada con la Ley de atracción y ahí recién caí en cuenta de mi grave error. Justamente conseguía lo que estaba pensaba, que no era realmente lo mejor que debería recibir. Desde entonces procuro recordar el pensar siempre en lo mejor y además busco la forma de enseñar a los demás esto que he aprendido.

El pensar en positivo y mantener una actitud positiva puede ser una tarea titánica, si es que no nos entrenamos bien y somos perseverantes en ello.

Aquí te entrego algunos consejos que me han sido útiles y espero que te ayuden en esta tarea que es vital para convertirte en una persona positiva.

Contrarresta los pensamientos negativos

Continuamente nuestra mente nos está bombardeando con pensamientos negativos.

La primera tarea para conquistar una actitud positiva es hacerle frente a estos pensamientos negativos y transformarlos en positivos.

Por ejemplo, si estás postulando a un nuevo cargo y te estás preparando para la entrevista personal, probablemente “salte” el pensamiento que “No quedarás seleccionado/a”.

En ese momento, toma conciencia de ese pensamiento negativo y sin rechazarlo simplemente imagina que ocurre todo lo contrario. Imagínate dando una excelente entrevista, pasa una película mental donde tú te desenvuelves con tranquilidad y naturalidad, dando respuesta a cada pregunta de forma segura y con gran profesionalismo. Genera la sensación que ese cargo es tuyo y que te lo ofrecen a ti.

Frente a esto, es importante que te hagas cargo de las expectativas que puedes generarte. ¿Qué pasa si haces todo lo que te digo y finalmente no quedas seleccionado/a?

Nuevamente es una oportunidad para practicar tu actitud positiva.

Cuando en mi vida personal me sucede eso siempre pienso “No resultó porque viene algo mejor para mi”. Y habitualmente es así en mi experiencia personal.

Postura Corporal

Nuestra postura corporal es sumamente importante cuando nosotros queremos conquistar una actitud positiva.

¿Te has fijado qué postura adoptamos cuando estamos tristes?

Mirada baja, hombros hacia adelante y caídos, espalda ligeramente encorvada y casi como que arrastramos los pies, moviéndonos lentamente.

Cuando estamos alegres y contentos por el contrario los hombros están hacia atrás, la mirada hacia adelante, el mentón levantado y nuestra postura es dinámica, energética.

Las emociones producen cambios en nuestro cuerpo. Lo interesante es que, en sentido inverso, si adoptas una postura física adecuada puedes cambiar tu emoción. Por ejemplo, camina por unos minutos con espalda erguida, tus hombros hacia atrás, los codos ligeramente hacia atrás en dirección como a juntarse en la espalda, sacando pecho, cabeza levantada y dibujando una sonrisa en la boca. Al cabo de unos minutos verás que tu actitud cambiará y te sentirás más seguro/a de ti mismo/a.

Otra postura muy útil es la del superhéroe. La postura de Súperman con los puños en las caderas, pies separados a lo ancho de los hombros, postura erguida y mirada desafiante. Se ha demostrado que sosteniendo una actitud ganadora como la de Súperman durante un par de minutos, libera suficientes oxitocina al torrente sanguíneo lo que permitirá enfrentar cualquier desafío con mayor seguridad en si mismo.

Ejercicio Físico

Practicar ejercicio físico, por mínimo que sea, es fundamental para liberar endorfinas, las hormonas del bienestar, y sentirte relajado y contento.

El ejercicio físico es muy eficaz para contrarrestar la depresión y el estrés. Con lo que consigues menos incidencia de pensamientos negativos y adoptas en forma natural una actitud positiva.

Elige la actividad que más te guste, para que disfrutes al practicarla y sea más fácil ser perseverante. Elije una frecuencia adecuada, lo ideal es practicar el ejercicio físico mínimo unas tres veces por semana. Ojalá lo hagas todos los días.

Revisa y cuida la información que asimilas

Si te das cuenta, los noticieros en la TV, en la prensa y en general la información que circula ampliamente como noticias son catástrofes, delincuencia o cosas en general negativas. Es porque eso es justamente lo que vende.

Cuídate de leer, escuchar, ver este tipo de noticias. Cuando te dejas bombardear por un largo período de tiempo con este tipo de noticias, invariablemente tu subconsciente te hará creer que el mundo es así de negativo.

En mi caso solo veo los titulares de las noticias y filtro aquellas noticias que me parecen más sensacionalistas y/o negativas.

Sé amable

Cuando tú eres amable con los demás, propicias una actitud amable y te perciben de mejor manera, respondiendo a tu amabilidad con más amabilidad. Procura siempre andar con una sonrisa, especialmente cuando interactúas con otra persona.

Siempre que voy a comprar algo, adelanto mi comunicación al vendedor con una sonrisa. Luego con suavidad y amabilidad solicito la ayuda del vendedor para encontrar lo que necesito. Habitualmente consigo lo que quiero y a veces con descuento o con regalo adicional.

Disciplina

Debes ser muy perseverante en mantener tu actitud positiva de manera que se genere un hábito. Para ello es importante la disciplina. Tal vez te cueste al principio, con generosidad cada vez que te encuentres “fallando” y te sientas con actitud negativa, sólo relájate, sonríete a ti mismo/a por “descubrirte” en una pequeña falla y recuérdate a ti mismo/a que estás procurando la conquista de tu ser positivo, vuelve a los consejos que te he dejado más arriba y sigue practicándolos.

Espero que estos consejos sean de utilidad, déjame tus comentarios abajo de este artículo y si tienes consultas o preguntas, no dudes en comunicarte conmigo, estaré encantado de resolver las dudas que puedan surgir en ti.

Carlos Schafer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo Médico

Mentoring en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl

32-314 0890 / +56 9-8628 1329

info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de

Facebook: @carlos.schafer.ramos

Instagram: schafer.carlos

Descarga mi eBook gratuito “5 Pasos para Reducir el Estrés y la Ansiedad” e inscríbete en mi Blog

 

Las 8 Claves para liberar el estrés laboral

Recientemente revisaba las estadísticas sobre una encuesta efectuada a 2.000 trabajadores en el año 2015. El 82% de ellos manifestaban sentirse con algún grado de estrés y ansiedad frente a sus desafíos laborales. Lo que más me sorprendió es que el 71% de ellos decía no haber buscado ningún tipo de ayuda.

Cada vez más sentimos que estar estresados es normal y como es normal no sentimos que sea necesario hacer algo para solucionarlo.

En este punto quiero detenerme para explicar que existen dos tipos de estrés:

  1. Disestrés: Este es el estrés que se produce cuando experimentamos un evento como amenazante para nuestra integridad física, mental y/o emocional. Al experimentar un evento amenazante se activa el Sistema Nervioso Simpático y prepara todo nuestro ser para Luchar o Huir. Cuando permanecemos mucho tiempo con el Disestrés activo, podríamos generar un estado de estrés crónico en que se afecta seriamente la salud de nuestro cuerpo físico y mental.

  2. Euestrés: Es el estrés que se produce cuando debemos enfrentar un desafío y comúnmente presupone un premio si logramos salir airosos del desafío. Por ejemplo, si queremos cambiarnos de trabajo y postulamos a un nuevo cargo laboral. Como nuestro objetivo es quedarnos con el puesto, con toda seguridad presentaremos síntomas de estrés y ansiedad al momento de presentarnos a la entrevista de evaluación. Sin embargo, a diferencia del anterior, en este caso estaremos estimulados a actuar de la mejor forma, desplegando todas nuestras destrezas y habilidades, porque el premio es quedarse con el puesto.

En este sentido, cuando la ansiedad se une al miedo, corremos peligro de paralizarnos, angustiarnos y deprimirnos. Por el contrario si la ansiedad se une a un estímulo, estaremos motivados y deseosos de conseguir lo que sea. En este estado podríamos trabajar durante horas sin sentir cansancio, ni desgano.

Otro concepto importante es que cada persona es diferente a otra y por lo mismo los niveles de estrés no se pueden estandarizar para todos por igual. Es decir, lo que a una persona le produce estrés a otra probablemente no le cause el mismo nivel de estrés, o incluso podría ser agradable. Un ejemplo es el salto en Benji. Saltar desde una altura a mi en lo personal me produce un estrés máximo y creo que nunca lo haría. Sin embargo, hay un número no despreciable de personas que encuentran estimulante saltar con un elástico amarrado a los pies. Y quizás lo repetirían más de una vez.

Conociendo todo esto, te invito a ti como lector de este blog, que revises en tu vida personal qué cosas son las que te causan estrés, analices qué emoción está involucrada y que busques cómo enfrentar esa emoción aceptándola, usándola adecuadamente. Luego aplica estas ocho claves para ayudarte a reducir los efectos y liberar tu estrés laboral.

1.- Reconocer y Aceptar lo que estás sintiendo

Es fundamental darse cuenta cuando algo nos está incomodando reconociendo la emoción que está subyacente a esa sensación. Si logras identificar la emoción, podrás enfrentarla y tomar acción. Recuerda que los parámetros de medición son unipersonales, por lo que algo que a ti te produce estrés, no necesariamente a tus colegas les afecte de igual forma que a ti. Entonces revisate desde tu interior sin compararte más que contigo mismo y con algún otro evento que hayas sufrido anteriormente.

2.- Enfrentar el miedo

La mayoría de las veces sentimos estrés frente a algo que nos produce miedo. El miedo es una de las emociones más limitantes y que produce mucho disestres. Es fundamental identificar qué cosas te causan miedo y luego aprender a enfrentar ese miedo…con valentía.

Una técnica muy efectiva para enfrentar nuestros miedos es preguntarse “¿Qué es lo peor – peor que puede pasar?

A menudo te darás cuenta que en la realidad lo peor – peor no es tanto como uno lo pensaba.

3.- La respiración es clave

Cuando tenemos un evento que nos produce mucha ansiedad, aplica el patrón de respiración 4×4. Significa que inspiras por la nariz contando mentalmente hasta 4 y luego exhalas también por la nariz contando mentalmente hasta 4. Esta técnica permite reducir cualquier emoción no deseada, pudiendo llevarla a nivel “Cero” en pocos minutos.

4.- Aplicar herramientas de regulación emocional

Las emociones nos provocan cambios en nuestra postura corporal.

Cuando estamos tristes y acongojados por ejemplo, tendemos a encorvarnos ocultando nuestro pecho, como protegiendo nuestro corazón. Cuando estamos alegres, por el contrario, extendemos los brazos y abrimos nuestro pecho en movimiento totalmente al contrario de la emoción anterior.

Así como la emoción causa efectos en nuestro cuerpo, nosotros podemos adoptar una postura corporal e inducir la emoción acorde a la postura que adaptamos.

Una de las posturas más útiles es la del héroe, la misma que muestra Súperman: con los pies separados al mismo ancho de nuestros hombros, coloca tus manos empuñadas en la cintura y luego mira al frente, con actitud desafiante. Después de dos minutos en esta postura, te sentirás muy bien y con más confianza en ti mismo.

Puedes ensayar otras posturas de ganador, observa cómo se mueven las personas que definimos como exitosas; Cómo camina un gerente, el presidente de los Estados Unidos, la persona que tu admiras, etc.

5.- Ejercicio Físico

Hacer ejercicio físico por unos 20 a 30 minutos diarios, permite liberar suficientes endorfinas para hacernos sentir bien. Las endorfinas son las hormonas del bienestar y es muy conveniente que tratemos de “regar” nuestro torrente sanguíneo con esta hormona periódicamente para contrarrestar los efectos del estrés laboral.

6.- Contacto con la naturaleza

En el Hospital de Filadelfia en Estados Unidos, los médicos publicaron en los años 70 un estudio realizado a los pacientes del post operatorio de una cirugía gástrica. Notaron que los pacientes que se ubicaban en una habitación cuyas ventanas daban al muro del edificio contiguo, se recuperaban más lento que los pacientes que estaban en una habitación donde podían observar las copas de los árboles del jardín del hospital.

Si tan solo observando las copas de los árboles a través de la ventana, puede ayudar a la recuperación de un enfermo, imagina qué se puede conseguir si tu te conectas periódicamente con la naturaleza. Te recomiendo que camines descalzo por la arena de la playa o por el pasto, que abraces un árbol, que observes los colores verdes de los arbustos y árboles, escucha el canto de los pajaritos, siente los olores de la naturaleza. En fin, emplea los cinco sentidos para conectarte periódicamente con la naturaleza.

7.- Alimentarse bien.

Tratar de comer cuatro comidas importantes del día a las horas correspondientes, sin saltarte ninguna: Desayuno, almuerzo, merienda de media tarde y cena. Procura comer proteínas, carbohidratos y ensaladas en cantidades adecuadas y en equilibrio lo más perfecto posible. Recurre al apoyo de un profesional en nutrición o asesórate adecuadamente sobre nutrición para ingerir los alimentos en cantidad y calidad adecuados a tu cuerpo físico.

8.- Dormir bien.

Puede parecer más fácil decir que hacer, sin embargo es fundamental que busques por todos los medios, la forma de dormir adecuadamente, durante el tiempo que tu cuerpo necesita descansar. Hay personas que duermen solo 5 horas diarias y funcionan bien. Otros necesitan dormir 7 hrs. o más. Descubre cuántas horas necesitas dormir y procura brindarte ese número de horas de sueño.

A veces aparece el insomnio o en ocasiones quedamos con el “motor en marcha” y nos cuesta bajar las revoluciones para poder quedarnos dormidos, debido a que pensamos y repensamos algún problema o desafío que nos inquieta. Hay un par de “Trucos” que puedo dejarte para que los practiques y te ayudes a bajar las revoluciones mentales:

  • En ocasiones tomar un baño relajante ayuda a bajar las revoluciones de un día agitado y el cuerpo en forma natural se prepara para descansar.

  • Meditación So Ham. La meditación es una excelente herramienta para poder bajar las frecuencias cerebrales y dejarlas en nivel alfa, que es la que adopta nuestro cerebro cuando dormimos. Si no tienes experiencia en meditación, te dejo un Audio Aquí para que practiques la meditación So Ham. Consiste en “Mentalizar” el sonido “Soooooo…” cuando inspiramos por la nariz y luego al exhalar también por la nariz, se mentaliza el sonido “Haaaaaammmm….” se pronuncia como “Jaaaaaaaamm”. Baja este audio y escúchalo en la noche al momento de ir a dormir.

Espero que estos consejos sean de utilidad para ayudarte a disminuir tu estrés y ansiedades.

Déjame tus comentarios abajo de este artículo y si tienes consultas o preguntas, no dudes en comunicarte conmigo, estaré encantado de resolver las dudas que puedan surgir en ti.

Carlos Schafer Ramos

Terapeuta en Biomagnetismo Médico

Coach en Técnicas de Regulación Emocional

www.imanesQueSanan.cl

32-314 0890 / +56 9-8628 1329

info@ImanesQueSanan.cl

Atenciones en Viña del Mar y Santiago

Sígueme a través de

Facebook: @carlos.schafer.ramos

Instagram: schafer.carlos